Jamaica, las Montañas Azules de Usain Bolt

Vista de las Montañas Azules

Hace unos días el jamaicano Usain Bolt lograba en los Juegos Olímpicos de Pekín coronarse campeón olímpico de los 100 metros, batiendo el récord del mundo con 9 segundos y 69 centésimas. El velocista jamaicano había prometido días antes a su entrenador: si gano los Juegos, subiré hasta el Monte Azul, la montaña más alta de Jamaica. A vosotros no os hace falta ser campeones olímpicos, ni batir récords del mundo para subir hasta esas alturas. Simplemente, acompañadnos, que os llevamos hasta él.

Envuelto siempre entre nieblas perpetuas, que son las que le dan el color azulado, la Cordillera Azul se extiende a través de de la zona oriental de la isla con más de 28 kilómetros. Cuando Colón descubrió Jamaica en 1494, las montañas eran muy boscosas. Los primeros colonos españoles establecieron sus haciendas de ganado al pie de las Montañas Azules, concretamente en la costa sur denominada Liguanea, alrededor de la bahía de Morant. A pesar de todo, cuando los ingleses tomaron la isla, los bosques fueron decreciendo, debido a la enorme demanda de madera que precisaba el país británico.

Las 194.000 hectáreas de las Montañas Azules y el Parque Nacional John Crow fueron creadas en 1992 para preservar algunos de los bosques restantes y proteger la isla. El parque comprende el 6 por ciento del total de Jamaica. Estos bosques cuentan con más de 800 especies de plantas endémicas, la segunda colección de mariposas más grande del mundo, 200 especies de aves residentes y migratorias y 500 especies de plantas y flores, de las cuales casi la mitad son exclusivas de Jamaica. De ellas, la más interesante es el bambú jamaicano, que sólo florece una vez cada 33 años. La siguiente floración tendrá lugar en el 2017.

Desde Kingston, siguiendo por Guayaba Ridge, el camino continúa hacia Bull Bay en la Costa Norte. Esta es la única carretera que atraviesa las Montañas Azules y el principal acceso a la región. Todos los demás caminos siguen los valles de los ríos cerca de la isla que penetra en las pendientes más bajas de las Montañas Azules, incluido el Puerto Antonio, junto al Río Grande.

Cascadas de Ginger

La cara oriental de las Montañas Azules recibe contínuamente el agua de las lluvias. Es la zona que representa el último bosque tropical de Jamaica, donde podemos encontrar muchas plantas exóticas, y donde todo está envuelto en el colorido del vuelo de las mariposas. Hay paseos muy agradables por los pueblos que rodean el Puerto Antonio. A través de la carretera Bowden podemos llegar hasta Ginger, con una bonita cascada junto a una cueva. Un puente al otro lado conecta la ciudad de Ginger con Nanny Town, siguiendo un camino de senderos casi apto para los más intrépidos, así como Santo Tomás, donde existe una fuente de aguas termales.

Uno de los picos más altos de estas montañas es el Peak. Muchos de los aventureros inician su ascensión de madrugada, para llegar hasta la cima con las primeras luces del día. Y todo porque la evolución del amanecer a través de su recorrido resulta sencillamente deslumbrante, pudiéndose otear la costa norte y sur de Jamaica. El paseo revela la riqueza botánica de la montaña. Poco a poco, el bosque nublado os irá ensombreciendo con sus musgos, helechos, lianas, bambúes y arbustos.

Cientos de caminos conectan los pueblos de estas Montañas Azules. No se tratan en realidad de senderos turísticos, sino que son utilizados por los habitantes de las aldeas para realizar sus faenas. Los más agradables son los de Buff Bay Road, que nos lleva a Catherine’s Peak y Horeb, y sobre todo, a la reserva natural de Holywell en Hardwar Gap. El camino a Clydesdale nos lleva a través de una antigua plantación de café que ahora se usa como un vivero para el Departamento Forestal. Y es que aquí se cultiva uno de los cafés más deliciosos del mundo. Cerca de aquí se halla el Jardín Botánico de Cinchona, creado en 1868 para la fabricación de quinina.

Como véis, el velocista Usain Bolt disfrutará como nunca de su medalla. Tal vez, su sueño olímpico era más bien disfrutar de las cumbres de sus Montañas Azules.

Cómo llegar

Para volar hasta Jamaica, debemos hacer escala antes en el aeropuerto de Miami. Desde allí, opera la línea Air Jamaica Express o American Airlines, que os llevarán hasta el aeropuerto de Kingston. También, para mayor disfrute, se puede hacer el trayecto desde Miami en barco. El destino de estos cruceros es la isla de Ocho Ríos.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Jamaica, Viajar por América



Comentarios (1)

  1. merak dice:

    La primera foto a la que hace referencia, no esta en Jamaica sino mas bien en la otra punta mundo, sera la zona de Greater Blue Mountains Area, Australia.

Deja tu comentario