Los cinco museos más raros de Europa

foto-museo-collar-perro-

Los museos pueden ser una fuente de conocimiento inagotable. No obstante, lejos de los típicos museos que nos dan una visión sobre el paso de la historia, la naturaleza y el arte, hoy nos centramos en una serie de lugares con colecciones bastante raras. Quizá no sean los museos más visitados del viejo continente, pero lo cierto es que interés suscitan, y mucho.

  • Museo Británico de cortadoras de césped

Los jardines siempre han tenido un valor estético muy importante, tanto en los grandes palacios y jardines públicos como en las casas particulares. Este invento facilitó el cuidado de estos preciosos rincones y terminó por enamorar a Brian Radam, ex campeón de carreras y enamorado del mundo de las cortadoras de césped, el encargado de crear el British Museum Lawnmower.

Situado en Southport, al norte de Inglaterra, este lugar cuenta con una amplia colección particular que nos hará recorrer un largo camino a partir de la primera cortadora de césped hasta el primer robot cortacésped solar.

En este viaje conoceremos piezas tan destacadas como las segadoras del príncipe Carlos y Lady Diana, los cortadores más caros de todo el mundo o cortadoras de césped bastante raras como la que mide 2 pulgadas.

  • Museo del collar de perro

Un museo ideal para los amantes de este fiel compañero del hombre. Emplazado en el Castillo de Leeds, este museo registra unas 500.000 visitas al año.

Es el único museo de collares de perro que cuenta con una colección de más de 100 piezas desde los primeros años de la Edad Media hasta la época victoriana.

Estas extrañas piezas fueron almacenadas por un irlandés llamado John Hurt y su esposa Gertrude. En 1979, fueron donadas al Castillo de Leeds como un valioso regalo al último propietario del castillo, Lady Baillie, que amaba por encima de todo a sus perros.

  • Museo islandés de Phallological

En museos raros, el museo de Phallological islandés es quizá el ganador. Muchos pensareis que un lugar en el que se recogen cientos de especímenes fálicos no puede tener demasiados fans, pero lo cierto es que este museo en la ciudad de Husavik recibe muchísimas visitas al año.

Podemos encontrar hasta 300 penes de distintas especies como ballenas, pingüinos, ratones, osos polares, morsas y orcas entre otros. Pero quizá, la pieza más esperada fuera la del pene de un hombre, que desde hace menos de un año forma ya parte tras la generosa donación de Pall Arason, que no dudó en regalar su miembro viril al museo tras su muerte.

Más información en: El Museo Falológico de Húsavik

  • Museo de saleros y pimenteros

En España también existen museos raros con colecciones nada convencionales. Muestra de ello es este museo, único en Europa, situado en Castell de Guadalest, Alicante.

El museo alberga la colección de unos 20.000 saleros y pimenteros de todo el mundo. Un altísimo número de piezas que han sido coleccionadas por su propietaria, Andrae Ludden, durante los últimos 25 años.

En nuestro recorrido, podremos apreciar numerosas piezas con formas realmente insólitas. Desde saleros y pimenteros con forma de seta, hasta una dentadura ideal para salpimentar nuestra comida.

  • Museo del Orinal

Por último, queremos hablar de este extraño museo situado también en España, en Ciudad Rodrigo, Salamanca. El museo nació en 2006, a manos de José María del Arco, un hombre que lleva coleccionando esta pieza tan inusual desde hace más de 25 años.

Sus distintas salas muestran un total de hasta 1.320 orinales, todos ellos muy diferentes, con tamaños, colores y materiales que irán adecuándose a la época en la que fueron creados.

Entre sus piezas más destacadas tenemos a los Dompedros, orinales escondidos en muebles de madera; los Galanga, orinales verticales tipo botella; o la Chata o típica Cuña.

Otros museos raros:

El Museo del Retrete, en Nueva Delhi

Foto vía: elcorreo

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Curiosidades



Deja tu comentario