Aguamarga, pueblo blanco de Almería

Aguamarga

Aguamarga es un pequeño y agradable pueblo blanco, situado en la parte norte del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, en Almería. En un hermoso enclave natural, que guarda junto a un paisaje desértico, una excelente playa de arena fina encajada entre dos salientes que la protegen de los vientos.

Para llegar hay que coger la autovía N-340 y una vez en ella tomar el desvío por la N-341 a Carboneras, desde donde arranca la carretera que conduce hasta Aguamarga. Sus habitantes han vivido de siempre de la pesca y de la agricultura fundamentalmente. Hoy la población de Aguamarga ha cambiado parte de su vida más tradicional para explotar los recursos del turismo.

Aguamarga se podría definir como un tranquilo y apacible pueblo marinero, asentado junto a una preciosa cala de aguas azul turquesa y arena fina, encajada entre dos salientes que la resguardan de los vientos y en cuyas aguas conviven el descanso y los deportes marítimos.

Su historia está íntimamente ligada a su excelente situación como embarcadero natural, y así durante todo el siglo XVIII tuvo aquí su base una almandraba de montevela para la pesca del atún. Durante el siglo XIX se acabó asentando una población estable a la cual probablemente pertenezcan las cuevas existentes en el Cerro del Cuartel que fueron utilizadas por sus habitantes como viviendas y donde se conserva el bunker construido sobre los acantilados, en el primer tercio del siglo XX.

Antes de concluir el siglo XIX se construiría en uno de los extremos de la cala un embarcadero para el mineral de hierro que se transportaba por ferrocarril desde Lucainena de las Torres para después llevar por mar su producción a los hornos de fundición, así como una línea de ferrocarril hasta el embarcadero. En 1942 se cerró la explotación, pero aún se pueden ver los restos en la misma playa de Aguamarga.

Entre sus lugares de interés turístico destacan, sin duda alguna, sus fabulosas playas, y de entre ellas sobresale la llamada Playa de los Muertos, con más de mil metros de barra arenosa y rodeada de rocas, es comúnmente frecuentada por naturistas. Otros lugares son su caso urbano (calles estrechas y empinadas, casas blancas, balcones llenos de flores, etc.), los Ventorrillos (con una excelente vista de la ciudad) y la Mesa Roldán, una imponente mole volcánica junto al mar coronada por una antigua torre artillada de dos cañones.

Así que ya lo sabéis, si estáis pasando las vacaciones en Mojácar, o en alguna localidad cercana y os gusta la naturaleza en estado salvaje, acercaros a conocer esta hermosa costa.

Foto Vía: María Delgado

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Almeria, Viajar por España



Comentarios (1)

  1. Si quieres pasar una semanita de desconexion total aqui la puedes tener, es un lugar con unas vista preciosas y bonitas.

Deja tu comentario