El desafiante cerro argentino Fitz Roy

No hay amante de las alturas que no haya oído hablar, o incluso intentado escalar, el cerro argentino Fitz Roy. Y aunque tiene una altura promedio (con 3.405 msnm, la mitad de la de los gigantes del Himalaya), tiene también la reputación de ser de una dificultad extrema. Pero no esta sólo, sino junto al Torre, de 3.128 msnm, y ambos son dos de las montañas más difíciles de escalar en el mundo.

fitz roy

Cercanos a la población de El Chaltén y dentro del Parque Nacional Los Glaciares, en la provincia argentina de Santa Cruz, se alzan el Fitz Roy y el Torre, un verdadero desafío para los escaladores y amantes del trekking. Marcando el límite con la república de Chile, el Fitz Roy es la cumbre principal de una cadena montañosa que tiene forma de media luna abierta por el este, con un eje principal con orientación norte-sur. Sus enormes extensiones de lajas casi verticales, pulidas y resbaladizas, sobre las que soplan fuertes vientos, exigiendo al máximo las habilidades de cualquier escalador. Mientras que en estos tiempos el monte Everest es subido por cientos de personas por día, el Fitz Roy sólo es escalado con éxito una o dos veces al año por dos rutas principales: la «de los Argentinos» y la «de los Franceses». La enorme montaña fue ascendida por primera vez el 2 de febrero de 1952 por los franceses Lionel Terray y Guido Magnone, mientras que el Torre en 1959 por Cesare Maestri y Tony Egger.

el chalten fitz roy

Alrededor se extiende el glaciar Torre, que muere en la laguna Torre. La montaña está flanqueada por otros dos glaciares: el Piedras Blancas y el glaciar de Los Tres. Muy cerca de ellos se encuentran también los picos de Torre Egger, cerro Solo, Poincenot, Guillaumet, La Innominada, y otros. Admirar estas maravillas no tiene precio, y para los amantes del andinismo, hay descripciones de las distintas rutas seguidas por las expediciones que alcanzaron la cima de estos montes. La época ideal para intentar acceder a sus cumbres es desde mediados de febrero hasta fines de marzo.

el chalten

El Chaltén cuenta con el encanto de toda ciudad patagónica argentina, con sus gélidos paisajes de montañas y bosques donde se puede observar criaturas únicas como el evasivo pudú, el ciervo más chico del mundo, que habita densos cañaverales, y el huemul, que transita entre la arboleda. También se pueden admirar aves comunes e inusuales, como el magnífico cóndor, el ave terrestre más grande que existe, las cotorras y los picaflores más australes del mundo.

¿Cómo llegar?
*Vía aérea
El aeropuerto más cercano es el Aeropuerto Internacional El Calafate, y desde allí se continúa en autobús hasta El Chaltén (215 Km.). Desde Buenos Aires parten vuelos diarios a El Calafate (3 hs. en vuelos directos).
*En autobus
Debido a su remota ubicación, la única posibilidad de llegar en autobús directamente es desde la localidad de El Calafate (215 Km. de trayecto) al sur de la provincia de Santa Cruz ó desde la localidad de Perito Moreno (220 Km. de trayecto) al norte de la provincia de Santa Cruz. Desde y hacia El Calafate funcionan autobuses diarios desde el mes de Octubre hasta Mayo, desde y hacia Perito Moreno el servicio de transporte no es regular.
*En automóvil
Existen dos vías principales para acceder a la zona de El Chaltén: la Ruta Nacional (RN) Nº 3 que bordea la costa atlántica es la más transitada (asfaltada en todo su recorrido) y la RN N° 40 paralela a la Cordillera de los Andes (en su mayor parte de ripio).

Información útil
El Chaltén sitio web
Parque Nacional Los Glaciares sitio web

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Argentina, Parques, Viajar por América



Comentarios (1)

  1. Andres Poy dice:

    Quisiera apuntar que el Cerro Torre no fue escalado en el año 1.959 por Cesare Maestri y Tony Egger. Esta ascensión no se encuentra documentada y después de 50 años ha quedado demostrado que fue una farsa. Nadie en el mundo se encontrada capacitado en esa época para escalar el Torre, la montaña más difícil del mundo. Las primera ascensión real se llevó a cabo en 1.974 por parte de Casimiro Ferrari.

Deja tu comentario