Duerme en un iglú por San Valentín

Hay muchos lugares románticos en los que poder pasar unos días con tu pareja. Sitios llenos de encanto repartidos por todo el mundo, ideales para celebrar un día como el de San Valentín. No obstante, si buscamos algo diferente para sorprender a nuestra pareja, algo inolvidable y único, quizá podríamos optar por una opción muy curiosa en Laponia. Una auténtica villa de hielo llena de iglúes a través de los cuales podremos observar un fenómeno tan espectacular como la aurora boreal, o luces del norte.

El Hotel Kakslauttanen está emplazado en la zona montañosa de Saariselä, muy próximo al Parque Nacional Urho Kekkonen. Este maravilloso hotel cuenta con cabañas construidas totalmente a base de troncos que durante todo año acogen a cientos de turistas. Si esta opción ya es atractiva, durante los meses de invierno encontraremos otra mucho más peculiar y romántica, una serie de atracciones hechas de hielo que pasarán por un restaurante, una capilla de nieve y tradicionales iglús de nieve o de cristal para poder alojarse en las frías noches de Laponia.

Los iglúes de nieve se mantienen entre -3°C y -6°C, y son capaces de aguantar temperaturas extremas de hasta -32°C. Son perfectos para alojar grupos de 1 a 5 personas, y a pesar de su material de construcción, las personas que duerman en esta habitación de hielo jamás pasarán frío.

Por otro lado está la opción de alojarse en un iglú de cristal. Una preciosa estructura realizada con un vidrio especial que permite a los turistas pasar la noche en mitad de la nieve, rodeado por un paisaje espectacular, al mismo tiempo que es posible observar el cielo de Laponia, y como no el espectáculo de luces de la aurora boreal. El material en el que está construido es totalmente térmico, por tanto mantiene la temperatura en su interior evitando también que pueda llegar a empañarse. Un alojamiento muy especial que hará de nuestra noche de San Valentín algo totalmente inolvidable.

El hotel da la opción también de contratar diferentes actividades como safaris en trineo, tirados por perros husky o renos. Subir en una moto de nieve o incluso la típica pesca en hielo. Actividades extra que serán el colofón ideal para una romántica estancia en esta parte del mundo.

Para finalizar el día, justo antes de alojarnos en esa pequeña ventana al cielo, podemos degustar una serie de platos tradicionales en el espectacular restaurante de hielo. Un lugar en el que las mesas, sillas y demás mobiliario están realizados con un cristalino hielo. Además se ofrece la posibilidad de realizar esculturas de hielo para jugar con este material y explorar nuestro lado más artístico.

Esta es sólo una muestra de la gran cantidad de hoteles peculiares que podemos encontrarnos por todo el mundo. Hoteles ideales para pasar un San Valentín muy especial. Puedes encontrar alojamientos de similares características y ofertas en hoteles para el día de los enamorados en páginas como hotelesglobales.com. Y es que aunque lo más importante es poder pasar ese día junto a tu pareja, nadie puede resistirse a una romántica velada en paisajes como este.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Curiosidades



Deja tu comentario