La isla monástica de Reichenau

Reichenau Island, Alemania

Richenau es el nombre de una isla en el Lago Constanza, en Alemania. Rodeada por los lagos Gnadensee y Untersee, la isla está conectada con tierra firme mediante un puente. Está circunscrita en el distrito de Friburgo de Brisgovia, en Baden-Wurtemberg, y es uno de los principales atractivos turísticos de la región.

Se trata de una antigua isla en donde se fundó, hacia el siglo VIII, un monasterio benedictino que aún pervive. Durante el siglo XVIII fue secularizado, y en el año 2000 sus ruinas y las iglesias que lo rodean fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Los orígenes del monasterio se remontan al año 724, cuando el obispo Pirmin efectivamente fundó el monasterio. Por entonces, llegó a la isla y la eligió porque permanecía deshabitada. De ese modo, se apoderó del pequeño territorio con la bendición de la corte de los francos.

El apogeo del monasterio de Richenau llegó junto con la Edad Media. Durante esos años, fue centro de poder político y también sede de referencia científica y cultural. Algunos de los abades y obispos que allí vivían tuvieron roles importantes en la educación de la realeza, en las misiones emprendidas durante el gobierno de Carlomagno y fueron autores de notorias piezas de la literatura.

Allí tuvo también origen uno de los primeros sistemas de escritura musical de los que se tiene noticia. Fue Germán el Cojo, un monje erudito, quien trabajó en este proyecto.

En 896, el abad Hatto llevó al monasterio las reliquias de San Jorge, que le fueron entregadas durante la coronación del emperador Arnulfo, en Roma. Por ello, entre los siglos X y XI, que se caracterizaron por un ensalzamiento de las artes, se realizaron magníficos murales en la iglesia de San Jorge.

Esta iglesia, cuyo nombre completo es San Jorge en Reichenau-Oberzell, permanece hoy en día en pie, junto con otras dos que es recomendable visitar: la iglesia-monasterio de Santa María y San Marco en Reichenau-Mittelzell, y la iglesia de San Pedro y San Pablo en Reichenau-Niederzell.

Esta isla resulta una excursión perfecta si habéis reservado alojamiento en Stuttgart, ya que se encuentra a una hora y media en coche.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Alemania, Especiales de Turismo, Patrimonio de la Humanidad



Deja tu comentario