Laredo, la historia hecha vida diaria

Vista de Laredo

Laredo es un pueblo cántabro con mil años de intensa historia. Favorecido por protecciones reales y duramente castigado por las pestes, este pueblo de doce mil habitantes tiene el honor de ser considerado como el pueblo que fundó la primera cofradía de pescadores en el siglo XI. El turismo está presente desde la década de los 30 del siglo pasado.

Podemos comenzar a visitar Laredo desde la iglesia de Santa María de la Asunción, su monumento más destacado. Tiene la curiosidad de que iniciada en el siglo XIII, posee cuatro naves de estilos diferentes debido a su construcción en diferentes etapas de la historia. Dentro podremos encontrar el magnífico grupo escultórico del retablo de Belén, situado en el ábside de la nave que lleva su mismo nombre. Es de madera policromada y dorada. Ante este retablo juraban sus cargos los poseedores del Bastón de Laredo, es decir, los representantes del rey de castilla en época medieval, que vivían en Laredo de forma permanente. Entre las capillas de la iglesia podemos encontrar la capilla de los Escalante, de 1537 y con un tríptico al óleo. La Sacristía se ha convertido en museo y exhibe una bonita colección de arte y objetos litúrgicos.

Una vez vista la iglesia, podemos tirar hacia la Puebla Vieja y el Arrabal, parte vieja del pueblo que esta conformada de seis calles en retícula. En todo el conjunto urbano podemos encontrar edificios de estilo gótico y renacentista. También se conservan restos de la muralla medieval y alguna que otra de sus puertas, a saber, el portillo de San Marcial, el portillo de Santa María la Blanca o el torreón de Bilbao.

En la rúa de San Francisco destaca la casa de Zaráuz, construida en el siglo XVIII. Siguiendo la cuesta nos encontraremos con la plaza del Cachupín y la casa de los Puntales. Cerca se encuentran también el antiguo convento de la Magdalena, hoy casa de los Villotas, y el convento de San Francisco. En la calle San Martín nos encontraremos con más hermosas casas históricas y la iglesia Románica del siglo XII.

Si siguieramos contando las hermosuras de este pueblo no acabaríamos nunca. Así pues, sólo queda animar a la gente que visite el norte de España a que se pase a ver este hermoso pueblo, donde la historia y la vida diaria se mezclan en un bello paisaje y estilos arquitectónicos.

Recomendación

Si queréis conocer la región perfectamente, bien es cierto que podéis alojaros en la capital, y recorrer en coche todos los pueblos, pero para aprovechar mejor el tiempo podéis hacer una cosa: escoger dos; uno en Laredo desde la que podréis recorrer la parte este, con Laredo, Santoña y Castro Urdiales, y otro en Santillana, para conocer la propia Santillana de Mar, Comillas y San Vicente de la Barquera.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Cantabria, Viajar por España



Deja tu comentario