Palma de Mallorca, ciudad y verano

Palma de Mallorca

De todos es sabido que Palma de Mallorca es uno de los centros turísticos más importantes del Mediterráneo. La gran bahía que lleva su nombre es un lugar propio para pasar una temporada de verano. Aunque Mallorca no sólo es esta temporada estival que se nos marcha ya bajo el calendario, sino que su centro histórico y su ciudad en sí ofrecen múltiples encantos que debéis conocer.

El barrio antiguo de Palma se erige tras las viejas murallas. La Catedral de la ciudad es uno de sus elementos más significativos. Se inició su construcción a principios del siglo XIV, aunque no se concluyó hasta 1587. Es de considerables dimensiones, sobre todo por el ancho de su nave, la altura de sus torres y su característico rosetón. Es precioso poder escuchar el tañido de N’Eloi, la campana de más de cinco toneladas de peso que aún sigue sonando.

Junto a la Catedral podemos visitar el Palau Episcopal, sede del Museo Diocesano. Muy cerca se halla el Museo de Mallorca, que alberga salas de pintura gótica mallorquina. El conjunto que más destaca aquí cerca es el Palau de l’Almudaina, que servía de residencia para los monarcas mallorquines, y hoy acoge a la familia real durante sus estancias en la isla. En su interior destacamos el Salón del Tinell.

El corazón de Palma es la Plaza del Cort, con la figura del Ayuntamiento y la Iglesia de Santa Eulalia. En la calle Zavella se levanta el Palau Vivot de 1717. De allí vamos a pasar a la cercana Calle Morey, donde nos encontraremos con el Arc de l’Almudaina, puerta de la antigua ciudad árabe. En esa misma calle pararos a contemplar el Palau de Oleza.

Cerca de aquí es indiscutible visitar el barrio de Sa Calatrava. En él os aconsejamos la Iglesia de San Francesc, cuya fachada se considera la obra cumbre de Francisco Herrera el Joven. En su interior se halla la tumba de Ramón Llull. Desde allí tomaremos la calle Ramón Llull para llegar al edificio del Temple, un precioso santuario románico-gótico.

De Sa Calatrava a la Judería, donde visitaremos la Iglesia de Montisió y el Monasterio de Santa Clara. Muy cerca de aquí se hallan las murallas y los baños árabes. Podemos descubrir la Sa Llonja, antigua lonja de contratación o el antiguo Consolat del Mar, sede del Gobierno de la Comunidad Autónoma.

Una de las zonas más transitadas de la ciudad es Es Born, con los barrios populares de Sant Joan y del Puig de Sant Pere, o el de Santa Creu. Desde la Plaza Major parte la Calle de San Miguel, donde visitaréis la Colección March de Arte Contemporáneo, o las iglesias de Santa Margalida o Santa Catalina de Siena.

El paseo marítimo de Palma es un discurrir arbolado, con los jardines de Sa Quarantena y el Auditorio. Podemos alzar la mirada y ver en el barrio alto los molinos de viento, como los del barrio de Es Jonquet. Allí alzado, el Castillo de Bellver, construido en el siglo XIV por Jaime I de Mallorca. En la actualidad es la sede del Museo de Historia de la Ciudad. Desde sus torres se divisa la mejor panorámica de la bahía de Palma.

Cala Mesquida

Hablando de la Bahía de Palma. No os podéis imaginar el sinfín de playas y calas que la rodean. Sin duda que es un auténtico paraíso para los amantes del verano, el disfrute en la playa, y el sentirse rodeados de un precioso paisaje y aguas cristalinas. Una de las mejores es la Cala Mesquida, que pertenece al término de Capdepera. Numerosos mallorquines que viven en la zona norte de la isla tienen esta playa como su perfecto lugar de encuentro y veraneo.

También al norte de la isla se halla otra de las más famosas playas, como la de Muro, que aunque a simple vista la veáis muy urbanizada, es muy relajante y muy familiar. Si sois amantes del surf, es uno de los rincones más elegidos en Mallorca. Se llega a ella a través de un pequeño sendero de bosquecillo, y ofrece todos los servicios de una playa. Sentáos en alguno de sus chiringuitos a disfrutarla plácidamente.

Cómo llegar

No puede ser más sencillo. El aeropuerto de Son San Joan de Mallorca está situado a unos 11 kilómetros de Palma. Desde el aeropuerto hay servicios de taxis o autobuses que os acercarán a la ciudad. Otra posibilidad es llegar a Mallorca en ferry, desde Barcelona, Valencia, Alicante o Denia.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Islas Baleares, Mallorca, Viajar por España



Deja tu comentario