Pekin, el nuevo paraiso de los Juegos Olimpicos

Estadio Nacional de Pekin

Impresionantes estadios, teatros y edificios públicos que nos llenan de admiración, colosales monumentos erigidos con motivo de los Juegos. Las Olimpiadas han convertido a Pekín en un auténtico museo de espectáculo visual. El colorido deslumbrante de la ceremonia de inauguración de los Juegos nos han acercado aún más a la monumentalidad desplegada por China. Pekín es hoy el centro del mundo. Y con toda seguridad, lo seguirá siendo durante muchos años más.

Dos impresionantes torres gemelas de 230 metros de altura, unidas por una plataforma en lo alto, serán uno de los emblemas fundamentales del nuevo Pekín. Acogerá la nueva sede de la televisión china. Los pekineses ya las han bautizado como «las perneras del pantalón», debido a la forma que presenta en el horizonte de la capital china. Desde la base de las torres, la visión que tenemos de ellas es sencillamente impresionante. Seguro que, con su nombre, de aquí a poco, alguna marca de vaqueros realizará un spot publicitario con las torres como telón de fondo.

El Teatro Nacional es otro de los grandes edificios renovado a raíz de la llegada de los Juegos. Su inmensa sala no albergará deporte alguno, pero seguramente que deleitará a todos los pekineses y a los visitantes que se acerquen a oir la espectacular ópera china. También admirará a todos los que se acerquen a comprobar el circo chino, las acrobacias. Durante los Juegos, se llevarán a cabo numerosísimas actividades de gran espectacularidad.

Para espectacular, algo genuino y curioso. La Terminal 3 de Norman Foster, la más grande e impresionante del mundo, con unas colosales columnas rojas al más puro estilo chino, que parecen sacadas de cualquier templo. Resulta impresionante bajarnos del avión y encontrarnos con algo así. Es la puerta a la monumentalidad china.

Terminal Norman Foster

37 estadios se han construido a raíz de la disputa de los Juegos Olímpicos. El Estadio Nacional es conocido en Pekín como «el nido», con una impresionante fachada de acero que se ha convertido para muchos en el símbolo de la ciudad. Tiene capacidad para 91.000 personas, aunque en la ceremonia de inauguración fue reforzado hasta los 100.000 asientos. Resulta impresionante la autopista que la cruza por encima, que siempre ha estado custodiada por la policía para que nadie pudiera subirse a ella y tomar fotografías del interior del estadio olímpico.

Otra de las grandes estrellas es el que denominan los pekineses «el cubo de agua», el Centro Acuático Nacional. El exterior representa un increíble espectáculo de gigantescas gotas de agua. Y es que la monumentalidad de Pekín seguirá siendo utilizada después de los Juegos. De hecho, muchos de los estadios han sido construidos cerca de universidades que no contaban con recintos deportivos, para que puedan ser ahora aprovechados.

Una visita más sencilla al nuevo Pekín es al Centro de Planificación Urbanística, al sur de Tiananmen. En este museo se recogen documentos gráficos del Pekín antiguo, con montajes audiovisuales de los emperadores que levantaron la Ciudad Prohibida. En la última planta nos espera una espectacular maqueta de la ciudad. Imaginaros cómo puede ser la maqueta de una ciudad de 15 millones de habitantes. El nuevo Pekín es sencillamente impresionante.

Aquí podéis disfrutar de un vídeo de China y de las Olimpiadas de Pekin 2008.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: China, Viajar por Asia



Comentarios (2)

  1. eva beatriz dice:

    todo es importante y para tener en cuenta de visitar y apreciar en mi próximo viaje a ese lugar….

  2. erika dice:

    uyyy me enkantaria viajar alla mi fantasia es jugar futbol sucio con un pekines jejeje

Deja tu comentario