Lacock, una ciudad de cine

Lacock

Lacock es sin duda uno de tantas joyas que esconde Inglaterra en sus caminos. Es un pequeño pueblo que se ha quedado ajeno al paso de los años. Sus construcciones del siglo XVIII siguen intactas, al igual que su iglesia medieval, su posada y su granero del siglo XIV.

La belleza de sus calles y sus parajes no ha pasado desapercibida para un elevado número de directores de cine y televisión, que han aprovechado sus escenarios reales para rodar «Orgullo y Prejuicio«, «El secreto de mi éxito«, series referidas al mítico Robin Hood, «Emma«, «Las hermanas Bolena» y algunos escenarios de fama mundial como la casa del pequeño Harry Potter en su primera aventura en la gran pantalla: «Harry Potter y la piedra filosofal«.

Sin duda, estas anécdotas sirven para atraer al turismo que se acerca desde las ciudades más cercanas como Bath o Chippenham. Pero una vez en el pueblo, la magia del lugar deja en segundo plano las apariciones en el cine para trasladarte directamente a una época que queda muy lejos de nuestros ojos.

El pueblo esta prácticamente deshabitado, se encuentra altamente protegido por la National Trust inglesa y sólo se permite vivir en el lugar a través de permisos concedidos siempre y cuando tus antecesores perteneciesen a él.

Lo único que rompe la armonía del pueblo son lo modernos coches de los visitantes y los autobuses llenos de turistas.

Además, el pueblo alberga la Abadía de Lacock que fue fundada en 1229 por la condesa de Salisbury, Ela. En 1944, tras pasar por ser alojamiento para monjas y residencia particular, fue donada a la National Trust a quien pertenece hoy en día. Una de sus características es el jardín botánico que se ha restaurado recientemente y un museo dedicado a la fotografía, ya que se dice que desde la ventana de la biblioteca se realizó la primera fotografía usando la técnica de negativo/positivo.
Abadá de Lacock
El entorno rural y natural hacen de la visita una ocasión ideal para pasear y ver los famosos «cottages» que son típicas casas rurales.

Para visitar Lacock, existen varias posibilidades. Lo mejor es contratar una excursión en Bath, Salisbury o un lugar cercano que te acerquen hasta el pueblo y que además incluyan visitas como Stonehenge. Son excursiones baratas ya que en ocasiones las organizan particulares. Por otro lado, también se puede acceder al pueblo con coche propio, pero el trasporte público es escaso. Para encontrar el pueblecito de Lacock lo mejor es dirigirse a Chippenham.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Reino Unido, Viajar por Europa



Deja tu comentario