La ciudad de Bath y sus baños romanos

Baños de Bath

La ciudad de Bath, situada en el suroeste de Inglaterra, concretamente al sureste de Bristol, es famosa por sus fuentes de agua termales y por las construcciones romanas dedicadas al baño que, en este lugar, levantaron los romanos a comienzos de la era cristiana.

Y es que los romanos llegaron hasta aquí buscando precisamente las prodigiosas fuentes sobre las que tanto habían oído hablar, aguas muy calientes que podrían sanar sus cuerpos cansados. Al llegar ante el mágico manantial y comprobar lo caliente que brotaba el agua de forma natural, (alcanza hasta los 50º C), decidieron construir allí un lugar donde relajarse y descansar el alma, naciendo así Aquae Sulis, origen de lo que hoy es la ciudad de Bath.

Estos baños romanos hoy en día están en ruinas, aunque bastante bien conservadas, pero no dejan de ser un reclamo importantísimo para el turista debido al enorme valor cultural que poseen.

Y es que en este lugar podemos disfrutar recorriendo, que no utilizando lamentablemente, todo un complejo para el ocio y descanso de nada menos que de mediados del siglo I, concretamente del año 54. Allí podremos ver distintas zonas de baño, estanques, piscinas o salas de descanso, y todo ello enlazado por una elaborada estructura formada por tuberías que conducen el agua hasta cada rincón de dicho complejo.

Visitarlos resulta todo una aventura pues tienes la impresión de que, tras cada esquina, aguarda un general romano dispuesto a descansar antes de marchar a la conquista de nuevas tierras.

Abadia de Bath

Pero en esta preciosa y antigua ciudad nos esperan también otros tesoros dignos de descubrir, como la Abadía, reconstruida varias veces desde que se levantó en el siglo VII, y que, gracias a sus enormes ventanales, se llena de luz de forma espectacular y cuya imagen resulta, simplemente, fascinante.

Puente Pulteney

Tampoco hay que perderse la posibilidad de pasear por el puente Pulteney, que cruza sobre el río Avon y visitar las tiendas que dan vida al edificio que, desde 1770, se erige sobre él.

Otras dos construcciones que reclamarán tu atención en Bath serán los monumentales The Circus, edificio circular con apariencia de anfiteatro del año 1758, y el Royal Crescent, que con forma de semicírculo es un conjunto de casas separadas entre sí por columnas jónicas.

Royal Crescent

¿No has decidido aún donde pasar unos días que te quedan de las vacaciones?. Visita Bath y volverás con aires renovados.

– Consigue descuentos con la tarjeta de la ciudad. Entra en: Bath Visitor Card

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Reino Unido, Viajar por Europa



Comentarios (1)

  1. ramon dice:

    Mi colegio fue a este pueblo para presentar un trabajo de ciencias en una universidad yo no pude ir , demasiado caro jijijiji tambien me entere de que en bath (creo9 vive o vivia el actor jony deep

Deja tu comentario