Travemünde, en el norte de Alemania

playa de travemunde

Si el próximo verano tienes pensado ir al norte de Alemania te recomiendo que te acerques a Travemünde, un pequeño y pintoresco pueblo situado a 13 kilómetros de Lübeck, sobre la desembocadura del río Trave sobre el Mar Báltico. Es un pueblo con un importante y antiguo puerto que al día de hoy sigue siéndolo, y realmente es un sitio de lo mas atractivo así que conviene hacer el viaje.

Travemünde es de origen medieval y pertenece a su vecina Lübeck desde 1329, aunque sus antiguas fortificaciones fueron demolidas a comienzos del siglo XIX. Lástima, hubiera sido estupendo poder disfrutarlas hoy en día pero el hecho es que Travemünde sigue sigue tan hermoso como entonces y así se ha convertido en un resort junto al mar cuya popularidad va de la mano del nacimiento del turismo allá por 1800.

Travemünde es además el puerto de ferries mas grande de Alemania sobre el Mar Báltico y por eso podemos aprovechar y usarlo como punto de entrada o salida desde o hacia Suecia, Finlandia, Letonia o Estonia. Pero en el pueblo, ¿qué encontramos? De todo un poco, hermosas playas, la posibilidad de salir a navegar con un barco a vela por las aguas del Báltico, museos, un antiguo navío jubilado que está anclado y es un museo y mucho más.

flying passat

Este barco antiguo es precioso y se llama Flying P-Liner Passat. Está anclado en la desembocadura del Trave y es un velero de carga que ya tiene casi 100 años. No puede navegar más porque su estructura está debilitada pero se ha convertido en un atractivo turístico muy popular, además de que funciona como un albergue juvenil único. Debemos conocer también el edificio del Ayuntamiento, los pasajes y patios de sus casas centenarias, la llamada Puerta de Holsten, la puerta fortificada de Burgtor, Niederegger, sus iglesias y museos.

Entre estos últimos y si te gusta la literatura, tienes la Casa Buddenbrook, el escenario típico en una de las novelas del ganador del Premio Nobel de Literatura Thomas Mann, y a su vez su propia casa a mediados del siglo XIX, la Casa Günter Grass donde podemos apreciar su obra plástica, el Museo de Santa Ana que funciona en un convento de agustinas del siglo XVI con su colección de altares tallados, el Hospital del Espíritu Santo y los espectaculares Museos Drägerhaus y Behnhaus, palacios urbanos del siglo XVIII.

Si te interesa Travemünde, encontrarás más información práctica en su página web de turismo.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Alemania, Viajar por Europa



Comentarios (1)

  1. justo dice:

    Travemunde un lugar donde quede admirado de su faro y de los hoteles Maritimo, casino y la rosa, su estación de tren su selva, que hermoso lugar.

Deja tu comentario