Srisailam nos invita a descubrir sus templos

Srisailam

India es un país maravilloso, con colores, texturas, olores y sensaciones disimiles para el turista. Un país que nos obliga a mirar las cosas de otro modo y al que debemos visitar con tiempo y ojos bien abiertos. Hay mucho para ver, mucho para recorrer y mucho para entender.

Alejándonos de Nueva Delhi unos 1.685 kilómetros, a 1.491 km de Calcuta y a sólo 232 kilómetros de la capital del estado de Hyderabad, nos encontraremos con un sitio sagrado que está situado en los bosques que cubren las colinas de Nallamala en el distrito de Kurnool. El lugar tiene muchos templos y pagodas y por supuesto, una bonita historia para contar a los turistas que extasiados lo recorren: se llama Srisailam.

De acuerdo a esta historia hace mucho tiempo allí vivió una princesa llamada Chandravati que habiendo decidido iniciar un viaje de meditación y penitencia se internó en la jungla. Después de muchos días de andar, presenció un milagro: una vaca con las ubres repletas de leche estaba de pie debajo de un árbol Bilwa y la leche blanca caía a la tierra. La princesa cavó allí y dio con una manifestación de Shiva, brillante como el sol, caliente, enviando llamas por doquier. Entonces Chandravati elevó una plegaria al dios y decidió construir allí mismo un templo en su honor.

Fin de la leyenda y principio entonces de un sitio que os va a encantar si andáis por India. Se llega a él desde el aeropuerto de Hyderabad y si estáis en alguna de las ciudad grandes del país no tendréis problemas en tomaros un avión hacia allá. En caso de que andeis con poco dinero también hay buses de turistas desde esa ciudad, Kurnool y otras más, así que la zona está bien conectada. Una vez allí, podéis seguir con los buses o rentar un coche.

Srisailam está llena de templos y cientos de esculturas de dioses y diosas pero hay que andar con cuidado porque como es una zona montañosa y arbolada la realidad es que en muchos casos no hay caminos que nos lleven de templo en templo. Aún así, lo que no os podéis perder es el templo Sri Mallikarjuna y el Sri Bramaramba, ambos a su vez con múltiples templos más pequeños.

Para que os hagáis una mejor idea, sabed que tenéis algunos sitios que distan entre 6 y 60 kilómetros de Srisailam, así que os recomendamos moveros en grupo si acaso no queréis perderos nada. Con respecto al hospedaje vais a encontrar muchos hoteles de distintas categorías e incluso uno que pertenece al estado y si queréis hacer una parte del viaje en tren también se puede llegar hasta la ciudad cercana de Markapur y de allí en coche.

Un detalle más, allí el verano es realmente caluroso (mínima de 30º, máxima de 38º), así que os conviene el inverno con sus 20º, 26º, aunque llueve de septiembre a febrero. En fin, una buena opción para alejarse de las multitudinarias ciudades indias y sumergirse en el pasado religioso de un pueblo milenario.

Vía: A Guide for Travelers

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: India, Viajar por Asia



Deja tu comentario