Nevado de Huaguruncho, un colmillo de nieve

Sobre el Amazonas, 86 km. al este de Cerro de Pasco, se encuentra el Nevado de Huaguruncho, parte de la cadena montañosa conocida como Cordillera Oriental. Con 5730 metros sobre el nivel del mar, este gigante de Perú tiene una forma piramidal casi perfecta, a la que debe el sobrenombre de Colmillo blanco o Colmillo de nieve.

En realidad, su nombre oficial es Nevado Tarata, pero su cercanía con Huaguruncho chico –de 5309 metros de altura– parece haber hecho extensiva la denominación a su pico vecino. Es de suponerse que, habiendo uno “chico”, debía haber un Huaguruncho de tamaño natural.

El Nevado de Huaguruncho es, más allá de las confusiones que acarrea su nombre, un fuerte candidato a convertirse en una de las Siete Maravillas del Mundo Natural, que serán elegidas a fines del año 2009. Tres de las aristas de esta afilada pirámide que talló la naturaleza permanecen siempre cubiertas de un manto blanco, que sólo nos permite ver un lado rocoso, mientras el resto se encuentra eternamente oculto.

Para llegar al Huaguruncho se parte de Huachón, el pueblo más cercano. Desde allí, un viaje de 6 kilómetros nos conduce hasta el pie de la montaña, en donde destacan las lagunas Huaguruncho, Leche Cocha, Suyro Cocha, Talaya y Pacchapata. Cuatro glaciares forman parte del Nevado: Jacahuay, Ranrajanca, Carhuaraj e Incatama, ninguno de los cuales ostenta una altura menor a los 5100 metros.

Las vías de ascensión hasta la cumbre del Huaguruncho son numerosas, y siguen las líneas occidental, meridional, sudoriental, sudoccidental, norte y nororiental de la elevación. Cualquiera sea la elegida, hay que tener en cuenta que no se trata de un camino para no iniciados, y que requiere un buen entrenamiento físico emprender esta aventura.

 

Desglaciación del Huaguruncho

La ruta más transitada es la que se inicia en Tingocancha, a donde se llega por la ribera derecha del río. A continuación, y siguiendo el mismo sendero, se alcanza Jaicoconcha, en donde puede apreciarse la cara sudeste del Nevado. Ascendiendo el valle, se alcanzan las lagunas Talenga y Lichicocha, y es posible admirar la arista oriental.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Perú, Viajar por América



Deja tu comentario