El Valle del Jerte, una ruta deliciosa

La visita por este Valle, en Caceres, la comenzamos por el Puerto de Tornavacas, en el punto más alto del Valle del Jerte, donde nace el río que da nombre a este Valle donde florecen cada primavera millón y medio de cerezos gracias a un clima que cada verano permite el deleite de disfrutar de una de las frutas más apreciadas de España: la cereza del Jerte.

 Cerezos en flor en el Valle del Jerte

Los pueblos de la zona basan en gran medida sus productos en los derivados del cerdo y de la cereza (aguardientes y mermeladas), cabrito, migas, calderetas, “patatas revolcas”, sopas o buñuelos sólo son una muestra de ello. Los “calbotes” son las castañas asadas de los bosques del valle del Jerte que se recomiendan con un licor llamado “gloria”.

Tornavacas, aparte del nombre del Puerto de Montaña, es el municipio primero que visitamos, próximo al límite con la provincia avulense; desde el Mirador del Alto del Puerto de Tornavacas se puede divisar con amplitud y detalle de la inmensidad del Valle del Jerte.

Tras Tornavacas llegamos a Jerte, pueblo y entorno que ofrece su atractivo todo el año. En la Reserva Natural “Garganta de los Infiernos”, por donde discurre la calzada romana, nos encontramos ante uno de los parajes más hermosos del valle, al que llamaron los romanos la “comarca del gozo”.

Navaconcejo, en el Valle del Jerte

Pasamos por un puente romano y llegamos a Cabezuela del Valle en nuestro discurrir por el Valle del Jerte, declarada Conjunto Histórico Artístico.

De ahí pasamos a Navaconcejo, donde se puede disfrutar de la naturaleza a través de actividades como el senderismo, las rutas a caballo; si es verano se pueden adquirir cerezas en la Cooperativa Agrícola.

Paralelo al curso del río, siguiendo la carretera, tras un desvío, llegamos a Piornal. Antes de llegar, Casas del Castañar, Cabrero y Valdastillas, son las poblaciones por las que pasamos; destacan la arquitectura popular de sus casas, rodeadas de miles de cerezos. El aceite que se obtiene de los olivos que jalonan las laderas del valle es de magnífica calidad y tiene denominación de origen.

Cabezuela del Valle

Se encuentra Piornal a 1000 metros en la Sierra de San Bernabé, paso obligado entre las comarcas del Valle del Jerte y la Vera. Es un balcón sobre el valle para contemplar los cerezos en flor del mes de marzo.

En Piornal el 19 y 20 de enero se celebran las fiestas de San Sebastián; “El Jarramplas” toca el tambor por las calles bajo una constante lluvia de nabos. Es una fiesta concurridísima y con mucha afluencia turística.

Entrando en la Comarca de la Vera y bajando por la carretera llegamos a Garganta de la Olla, donde se puede disfrutar de una buena arquitectura popular y una rica gastronomía. En Cuacos de Yuste está el Monasterio de Yuste, donde se retiró y falleció el Emperador Carlos I de España y V de Alemania. Es lugar obligado de visita.

La cereza, el fruto del Valle del Jerte

El final de esta ruta por el Valle del Jerte y la Comarca de la Vera es la localidad de Jaraíz de la Vera, conocida por su Pimentón de la Vera, imprescindible para la cocina, sobre todo de los derivados del cerdo.

Esta ruta es propicia para sustituir el coche por una bicicleta, por un buen caballo o, simplemente, ir andando. Esta zona es sin duda un entorno natural que le proporciona al viajero grandes satisfacciones y magnífica gastronomía.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Caceres, Viajar por España



Deja tu comentario