Colombia: Catedral de Sal de Zipaquirá

Catedral de Sal en Colombia

Zipaquirá es una ciudad colombiana, situada a unos 50 kilómetros de Bogotá, la capital de Colombia. Si decidís visitar este conflictivo país, aunque el más bello que he visto nunca, tenéis que hacer un alto en esta ciudad y visitar la que fue catalogada hace un año como “La primera Maravilla de Colombia”: la catedral de sal de Zipaquirá.

Es una catedral subterránea y como indica su nombre, fue construida en el interior de una mina de sal a mediados del siglo pasado. Dicen que la idea de construirla surgió en los años 30. Al parecer, los mineros que allí trabajaban, eran muy devotos y adornaban los socavones con imágenes de santos a los que rezaban cada mañana antes de comenzar la jornada laboral.

Para visitar la catedral entras en el interior de una auténtica mina de sal, pero no te asustes porque aunque haya mucho que recorrer el camino no es difícil, eso sí, no vayas con zapatos de tacón, usa calzado cómodo.

Comenzamos a caminar por un túnel algo oscuro y recorremos distintos espacios iluminados que nos permiten disfrutar de las paredes y las esculturas hechas de sal. Dicen que esta gigantesca mina podría cubrir las necesidades mundiales durante 100 años ¿exageran? Yo después de verla creo que no.

El largo túnel nos conduce a la capilla, pero mientras caminamos podemos ver al final del camino una enorme cruz que preside el altar de sal y donde cada domingo se celebra una misa.

Capilla de Catedral de sal

Algo que llama la atención y son los confesionarios. Dos socavones en la pared uno pegado al otro. En uno de ellos está sentado el cura y en el otro está arrodillado el feligrés que confiesa sus pecados hablando a través de un hueco.

El aire es frío y huele a sal, pero un guía me dijo que lo respirara porque es muy sano, así que si vais de viaje a Zipaquirá respirad profundamente. Además de ese aire salino tened en cuenta que esta ciudad se encuentra a unos 2.600 metros de altura con lo que el aire es puro, pero cualquier actividad física nos cuesta más.

Disfrutaréis de un lugar mágico, porque si arquitectónicamente una catedral ya es algo impresionante, imaginaros una catedral en los interiores de una mina. Es como si aquellos creyentes quisieran retar a los demonios que viven bajo tierra.

La Catedral de Sal de Zipaquirá se puede visitar de lunes a viernes de 9h a 16h 30 y los fines de semana y festivos de 9h a 17h. El precio de la entrada:  12 mil pesos, unos 4 euros

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Colombia, Viajar por América



Comentarios (1)

  1. esteban dice:

    es muy hermosa para todos nuestros crellentes Dios es amor y amor abunda en todo el mundo gracias a Dios todos podemos ir a colombia COLOMBIA VIVE Y VIVE PARA USTEDES

Deja tu comentario