Cuenca y el encanto de sus parajes

Una de las ciudades españolas con más encanto es sin duda, Cuenca. Este lugar reúne a partes iguales los atractivos de una pequeña ciudad, con la grandeza de un paisaje alucinante y es que está situada, entre las hoces del río Júcar y el Huécar.

Disfrutarás por igual estando en Cuenca o moviéndote por los alrededores y aunque es un lugar pequeño, las rutas y sitios para visitar son muchos. Además, sin agobios, porque en este lugar se respira tranquilidad.

casas-colgadas.jpg

Una vez allí, lo mejor es empezar conociendo la ciudad y nada mejor que ir hasta la Plaza Mayor donde tenemos la primera visita obligada: la Catedral de Nuestra Señora de Gracia, de estilo gótico y que además es el primer edificio que se empezó a construir en la ciudad tras su conquista. En la misma Plaza podréis admirar la fachada barroca del Ayuntamiento.

En Cuenca también hay varias iglesias como la de San Miguel o la de San Pedro, construida en los restos de una antigua mezquita. Otro de los edificios importantes es la Torre de Mangana (Pza Mangana) del siglo XVI, pero sin duda lo que todo el mundo no se pierde cuando va a Cuenca son Las Casas Colgadas (XIV) y que se cree que fueron residencia de verano de los reyes. Dentro hay un Museo de Arte Abstracto con obras de Tapies y Chillida y también, un mesón típico, pero de comida hablamos luego.

Unos opinan que estas casas colgantes son de origen medieval y otros de origen musulmán, pero lo que está claro es que se ha convertido en uno de los monumentos más visitados de España. Además de estas visitas, en Cuenca podréis pasear sin más, por ejemplo por la Calle Alfonso VIII, llena de casas de colores y que es la vía principal para entrar en el casco antiguo.

De todas las fiestas y celebraciones de Cuenca hay una que está declarada de Interés Turístico Internacional: la Semana Santa. Además en agosto esta ciudad celebra las fiestas de San Julián, patrón de la ciudad.

nacimiento-del-rio-cuervo.jpg

A 80 kilómetros más naturaleza de la buena: el nacimiento del Río Cuervo, un lugar donde caminarás hasta llegar al origen de este río. Aprovecha cuando vayas para pasar el día. Las infraestructuras de este lugar son buenas, hay explanadas donde hacer picnic o jugar con los más pequeños, hay restaurantes para los más cómodos y campings si decides quedarte a dormir.

No te puedes olvidar de hacer una visita a la Ciudad Encantada, donde se amontonan curiosas rocas con extrañas formas a causa de la erosión del viento y del agua. El camino para pasear por este lugar está perfectamente señalizado y le han puesto nombres que tienen que ver con las formas que han adquirido las rocas, por ejemplo: el elefante, los barcos, el perro…

Hay otro lugar recomendable: el Parque Nacional del Hosquillo, en pleno corazón de la serranía conquense, pero para visitarlo hay que pedir turno en una de las visitas guiadas que se organizan en grupo.

Y ahora sí, la comida. Si sois raritos no sé si os gustará lo típico de Cuenca, se llama Morteruelo y está hecho a base de hígado de cerdo, carne de gallina y nueces. Hay otra cosa, pero te pasará lo mismo si no te gusta este tipo de gastronomía, son los Zarajos, que son tripas de cordero. De todas las maneras se come genial y podrás degustar carne de gran de calidad y en época de caza sobran las palabras

Como ves en un par de días no tendrás tiempo de verlo todo, así que anímate a pasar unos días más y disfruta de Cuenca y sobretodo de la belleza de su entorno natural, de sus ríos y sus encantos paisajísticos.

Foto Casas Colgadas: puebloespana
Foto Nacimiento Río Cuervo: interdelicatessen

Imprimir

Categorias: Cuenca, Viajar por España



También te interesará...

Deja tu comentario