Crac de los Caballeros, la fortaleza inexpugnable

Crac de los caballeros

El Crac de los Caballeros es conocido internacionalmente por ser una de las fortalezas militares mejor conservadas del mundo. La importancia de este lugar no sólo se hace evidente por su monumental presencia, además tiene una historia bastante particular que la perfila como una de las fortalezas más inexpugnables construidas en su momento, y es que cuenta con una larga lista de asedios frustrados durante la época de las Cruzadas, momento en el que tomó mayor relevancia.

Nos situamos en el siglo XI en Siria, en los albores de las primeras Cruzadas por Tierra Santa. Gran parte de Europa lanza sus campañas militares para intentar restablecer el control cristiano. Durante esta época eran frecuentes las construcciones defensivas por parte de europeos, en este caso de los franceses. Fortalezas que permitían resistir a grandes asedios, otorgar cuidados a los heridos en guerra y en resumen tener un campamento militar más amplio que permitiera una defensa y resistencia frente a las tropas enemigas.

El Crac de los caballeros fue construido por los cruzados franceses que viajaron hasta las tierras de Oriente para tomar el control sobre Tierra Santa. Con el fin de defenderse de los constantes ataques, así como para poder controlar la ruta que unía Siria con Trípoli, crearon una gran fortaleza sobre una más antigua de origen kurdo. A pesar de que fue abandonado durante la Primera Cruzada, para seguir su ruta hacia Jerusalén, Tancredo de Galilea lo recuperó nuevamente y posteriormente fue cedido a los caballeros hospitalarios que se ocuparon de la fortaleza casi un siglo y medio antes de que finalmente les fuera arrebatada por el sultán Baybars en 1271.

Respecto a esa reconquista del Crac de los Caballeros se cree que fue mediante un astuto engaño, ya que la fortaleza había sido asediada durante mucho tiempo por grandes personajes como Nur-al-Dir o Saladino sin llegar a conseguir recuperarla. Así pues, se piensa que a través de un falso mensaje de una paloma mensajera el sultán pudo obligar a los hospitalarios a ceder ante el asedio, a encontrar una rendición voluntaria. Muchos otros creen que simplemente se vieron sometidos a los ataques más fuertes de toda la historia de la fortaleza militar y que finalmente no pudieron resistir.

La estructura del castillo se presenta monumental. Cuenta con una doble muralla, la parte más externa con 30 metros de anchura y siete torres de unos 10 m de anchura. La inexpugnable fortaleza se encontraba no obstante con dos principales problemas. Por un lado tenía una puerta principal débil y por otro el flanco sur estaba demasiado expuesto ante la llanura. El primero de ellos se solucionó creando un acceso a la fortaleza en zigzag, de esta forma el invasor antes de llegar a la puerta se iba a ver expuesto durante su recorrido al fuego del castillo. El segundo fue solucionado levantando un muro con tres grandes torres que se precedía además por un gran parapeto de mampostería de hasta 25 metros de espesor.

No es de extrañar que ante tantas molestias por crear una construcción fortificada tan perfecta se pensara también en las situaciones de asedio. Por este motivo se creó un almacén de 120 metros de largo y almacenes adicionales que se excavaron directamente en bajo la fortaleza.

Estamos ante una verdadera obra de ingeniería que a día de hoy es expuesta ante la visión atónita de los turistas, los cuales se quedan completamente perplejos por la visión del majestuoso Crac de los Caballeros, y todo sea dicho sobre las vistas que regala a sus 650 metros sobre el nivel del mar.

Foto vía: pasaporte3

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Lugares con Historia, Siria, Viajar por Asia



Comentarios (1)

  1. Y qué decir de las sensaciones que se tienen cuando uno cruza esa entrada en zigzag. La libertad con la que es posible recorrerla, tanto la parte sobre como la parte bajo tierra hacen de ello una experiencia que no hay que perderse en Siria, a ver cuándo se puede volver a hacer…

Deja tu comentario