Viaje de novios, tres días en Londres

Londres

Desde el Aeropuerto de La Coruña llegamos en apenas una hora al Aeropuerto de Heathrow. Desde allí hay varias opciones para llegar al centro de Londres, tanto en metro, autobús, taxi o en tren. Nosotros, como teníamos nuestro alojamiento en Paddington, optamos por tomar el Heathrow Express, un tren que en apenas 20 minutos os lleva hasta la Estación de Paddington. Es algo más caro que el metro, la línea de Picadilly Circus, pero ya teníamos ganas de llegar…

Nuestro hotel estaba apenas a dos minutos de la estación de Paddington. Todo un acierto ya que, además de ser un lugar muy animado, con tiendas, bares y restaurantes de todo tipo, desde Paddington podéis llegar en cinco minutos al centro de Londres. Aún así, el primer día lo aprovechamos para pasear por la tarde por la zona de Paddington, Notthing Hill y Chelsea. Menudas casas de estilo georgiano se gastan por aquí. Y unos cochazos… Se notaba que aquí vive la gente de bien de la ciudad.

Al día siguiente aprovechamos para acercarnos hasta los cercanos Jardines de Kensington y ver el Palacio de Kensington, donde vivía Ladi Dy y el tremendo Albert Memorial, desde el que se tiene una vista maravillosa de uno de mis edificios preferidos en la ciudad, el Royal Albert Hall. Unas calles más abajo nada mejor que pasar el resto de la mañana en el Museo de Historia Natural, donde hay un restaurante en el que comimos.

La tarde, con la típica lluvia londinense incluida, la aprovechamos para ir a la estación de metro de Westminster. Nada más salir de ella te encuentras con el imponente Big Ben y la espalda del edificio del Parlamento. Os recomiendo atravesar el puente mientras contempláis la noria del London Eye y ver el Parlamento y el Big Ben desde el frente.

Desde allí pequeño paseo por el Támesis, ya que quería dejar para el día siguiente la visita a la Abadía de Westminster. Eso hicimos, disfrutar del sol del tercer día cayendo sobre la imponente fachada de la Abadía y la pequeña Capilla de Santa Margarita, que está a su lado. Las fotos que se pueden hacer del conjunto de la Abadía, el Big Ben, el London Eye y el Parlamento en esta zona son únicas.

Desde allí tomamos el metro hasta la zona del Monument y pasear por la orilla del Támesis para ir viendo la silueta del clásico Puente de Londres. Otra sesión de fotos hasta llegar a Tower Bridge y sus célebres Beefeater. En realidad ya tenía ganas de tomar el metro hasta Trafalgar Square y visitar la National Gallery, en donde nosotros pasamos la tarde, aunque de enorme que es podrías pasar días dentro.

Las últimas horas de aquel día las aprovechamos rápidamente para movernos en metro y ver el Palacio de Bukingham, el British Museum y la Catedral de San Pablo. Al día siguiente, bien temprano, teníamos que salir para la Estación de Saint Pancras. Allí nos esperaba el tres Eurostar que nos llevaría a nuestro próximo destino: París.

– Información adicional

Desde el Aeropuerto de Heathrow tomamos el Heathrow Express, que en apenas 20 minutos os lleva a Paddington, pero también hay metros, taxis, autobuses y otro tren, el Heathrow Connect, que también os lleva a Paddington. Para movernos por Londres compramos la Travelcard, un bono diario con el que tenéis transporte gratuito en Londres ( comprarla de las zonas 1 y 2, las demás son para viajar a la periferia y pequeños pueblos de los alrededores).

Foto Vía Wolpy

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Reino Unido, Viajar por Europa



Deja tu comentario