Abadía Notre Dame de Sénanque, lavanda y miel en Provenza

abadia senanque

Cuando uno empieza a conocer la historia de los antiguos monasterios medievales distribuidos por muchos países de Europa se topa con un nombre en común: la Orden Cisterciense. Esta orden religiosa se fundó en el año 1098 de la mano de una veintena de monjes devotos de San Benito. Es decir, devotos del trabajo, la pobreza, la sencillez, la soledad y la oración.

Parece que este estado ideal del hombre solo podía alcanzarse en soledad y en la lejanía así que no serán los primeros monjes que se recluyen, apartados, tratando de organizarse y crecer con la ayuda y protección de miembros mejor ubicados en el escalafón eclesiástico.

A los monjes cistercienses se los llamaba comúnmente monjes blancos, por oposición a los benedictinos, los monjes negros. Una de las tantas abadías que terminó fundando la orden la encontramos en Provenza, Francia. Se trata de la Abadía de Notre Dame de Sénanque.

senanque 2

Este lugar fue fundado en 1148, en un paraje salvaje y en tierras donadas a los religiosos por los señores locales. Primero fueron solo doce monjes y después fueron muchos más. Al comienzo era todo muy modesto y los monjes vivían en chozas pero las obras avanzaron y más adelante pudo construirse la iglesia, el coro y los edificios monásticos.

Hoy lo que puede verse es un hermoso edificios medieval de austera belleza, armonioso y sencillo al mismo tiempo. Los muros son de piedra gris, se funden con los campos de lavanda que lo rodean y conviene hacer la visita guiada para saber en qué se diferencia la arquitectura cisterciense de la de otras ordenes cristianas. ¡Es que es bien sencilla! Es modesta, simple, no tiene decoraciones, ni fachada principal ni colores.

Lo único que no es cisterciense en una tumba de estilo gótico que pertenece a Geoffroy de Venasque, cerca del altar principal. Y como debe haber pagado una fortuna por estar allí por los siglos de los siglos parece que la orden tampoco era tan pero tan modesta como pretendía.

En tiempos de la Revolución Francesa la abadía se vendió y los monjes de la orden regresaron a ella recién en 1854. Volvieron y se fueron un par de veces más, pero hoy viven menos de diez monjes al viejo estilo, orando, estudiando y trabajando. Cultivan lavanda y miel, cobran entrada  y tienen una tienda de regalos. Bien modernos.

Información práctica sobre la Abadñia Notre Dame de Sénanque:

. Ubicación: Gordes, Francia.

. Horarios: todos los días, pero la entrada a la abadía es con guía.

. Precio: 7€ por adulto.

Foto 1: vía Photp Service
Foto 2: vía Schoeband

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Francia, Viajar por Europa



Deja tu comentario