La Línea Maginot y el Fuerte Hackenberg

Fuerte Hackenberg en la línea MAginot

Después de la Primera Guerra Mundial, Francia y Alemania sabían que no pasaría mucho tiempo hasta que otro conflicto se desatara. Francia nunca quitó sus ojos de encima de su enemiga Alemania y tomó medidas preventivas, pensando que el posible ataque repetiría la estrategia del anterior: la construcción de la Línea Maginot.

A mediados de la década del ’20, André Maginot fue el Ministro de Guerra francés y fue el responsable de la creación de las fortificaciones gigantescas en la frontera del este llamada la Línea Maginot. Hoy, el Fuerte Hackenberg es la más grande de las instalaciones de la línea Maginot que nos trasporta en el tiempo, sumergiéndonos literalmente en las profundidades de los años ’30.

La construcción de la Línea Magiot empezó en 1927 y consistió en una serie de fortificaciones extendidas a lo largo de la frontera franco-alemana. En la superficie, las defensas estaban constituidas por casamatas de acero y cemento, zanjas antitanque, obstáculos de cemento, alambradas, rieles y campos minados. Pero lo más extraordinario se construyó en la parte subterráneas, que incluyó cuarteles para oficiales y para tropa, salas de motores Diesel para luz y ventilación, depósitos, oficinas telefónica, hospital, sala de reuniones y hasta un ferrocarril subterráneo; además de los ascensores y montacargas que conectaban los diferentes pisos.

Linea Maginot

La Línea Maginot fue la oportunidad perfecta para probar las nuevas tecnologías del momento y el Fuerte Hackenberg, construido en 1930, fue considerado el prototipo para muchas otras fortificaciones que se construyeron en la frontera hasta los años ‘40. Durante seis años, cerca de 1.800 hombres trabajaron en 19 bloques de combate y en más de 10 kilómetros de galerías. La obra final era técnicamente inexpugnable, pero todo esto no puedo evitar la derrota de Francia en 1940, pues los alemanes la rodearon y atacaron por el lado occidental, en la región de Sedán. La experiencia francesa en guerra de trincheras no sirvió de nada contra las nuevas unidades acorazadas, la aviación de guerra, y las nuevas tácticas, haciendo de la Línea Maginot uno de los fracasos estratégicos más costosos e inútiles de la historia moderna.

Asimismo, es por excelencia un lugar con historia de no se puede dejar de visitar. El Fuerte Hackenberg está ubicado en el territorioa de la pequeña ciudad de Veckring, en Moselle, región de Lorena. Entrando a Veckring, fácilmente se encuntra el acceso a Hackenberg, marcado por un tanque norteamericano de la Segunda Guerra Mundial. La visita guiada dura 2 horas y se realiza mayormente en la parte subterránea, donde la temperatura es de 53°F o 12°c, por lo que se aconseja llevar ropa abrigada.

Visitas
Los días sábados a las 2 pm. hasta finales de marzo.
Desde abril a noviembre, sábados, domingos y festivos a las 2 pm.; miércoles a las 3 pm.
Desde junio hasta septiembre, lunes, martes, jueves y viernes a las 3 pm.
Los tours se realizan en francés, alemán o inglés.

Sitio web oficial www.maginot-hackenberg.com

Foto vía: picasaweb y portalplanetasedna

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Francia, Lugares con Historia, Viajar por Europa



Deja tu comentario