Brasov, la ciudad más bonita de Rumania

Brasov

Brasov está considerada como la ciudad más bella quizás de Rumanía. Y no le falta razón a quienes lo afirmen. Una visita os proporcionará tantas agradables sorpresas y experiencias que será difícil de olvidar algunas de ellas. Y si lo hacéis, perfecto, porque así volveréis a estar tentados de regresar algún día.

Brasov se halla situada cerca del centro de Rumanía, en la región de la Transilvania. La ciudad tiene una larga historia que se remonta a la época medieval. Durante muchos años pasó por múltiples tribulaciones. Tuvo que resistir la peste, los continuos ataques turcos, el período de dominación austro-húngaro y las consecuencias devastadoras de la Segunda Guerra Mundial.

Aún así Brasov era un oasis tal de belleza que la providencia no permitió que fuera enterrada por las dificultades de la historia. No sólo se ha recuperado maravillosamente después de la Guerra, sino que se ha desarrollado rápidamente, convirtiéndose hoy en una de las ciudades rumanas más importantes.

La ciudad presenta un increíble aire fresco y una atmósfera sin estrés. Hay tantas actividades que se pueden realizar en Brasov, que las opciones de visita se multiplicarán. Por ejemplo, Brasov tiene una serie de iglesias de gran belleza. La Iglesia de San Bartolomé está considerada la más antigua de la ciudad. Construida en el siglo XIII, constituye un monumento que vale la pena visitar, contemplando la mezcla del gótico con los elementos latinos.

La Iglesia de San Nicolás es otro de los destinos que no debéis perderos de Brasov. No sólo impresiona por sus grandes proporciones, sino también por los frescos de las paredes y las grandes personalidades rumanas que están enterradas aquí. Mientras estáis visitando esta zona, podéis aprovechar la oportunidad de echar un vistazo a la primera escuela rumana, que data de 1495.

La Iglesia Negra de Brasov

Sin embargo, el más famoso monumento religioso de Brasov es la Iglesia Negra. Construida entre el siglo XIV y el XV, fue llamada así después de superar un gran incendio en 1689. Es la catedral de la ciudad, y está construida en estilo gótico, de impresionante tamaño. El monumento es también famoso por sus seis tonos de timbre, con el órgano más grande de la Europa sudoriental, y una gran colección de alfombras orientales.

Otras bellas iglesias que podéis visitar en la ciudad son la Iglesia de la Santísima Trinidad, la Iglesia Católica de San Juan, la Iglesia de San Martín y la Iglesia de la Asunción de la Virgen.

Cerca de la Iglesia Negra se halla la Piata Sfatului o Plaza del Consejo, otro de los lugares por los que Brasov es tan conocida. Es aquí donde los comerciantes locales organizaban las ferias en las épocas medievales y modernas. Aún hoy sigue siendo el principal punto de encuentro para los habitantes de Brasov, y el lugar donde tienen lugar todos los eventos importantes. Desde aquí podemos acceder al edificio del Museo de Historia.

Si queréis podéis dar un paseo por la parte más antigua de la ciudad, empezando por la Strada Republicii o calle de la República. Es el lugar ideal para ir de compras, especialmente si buscáis algunos objetos de recuerdo. Las tiendas ofrecen una gran cantidad de productos artesanales, como alfombras, objetos de madera y muchos otros. Por otra parte, podéis acercaros al Centro Comercial Star, no muy lejos de la calle de la República.

Cómo llegar

Podéis llegar hasta el aeropuerto de Bucarest, y desde allí tomar una autopista que os llevará directamente a Brasov en unas dos horas. Es la mejor forma de llegar, ya que, por ejemplo, los trenes rumanos, a pesar de ser baratos, son algo viejos y muy lentos. Aún así, la red ferroviaria es la mejor para contemplar los paisajes tan bellos de los alrededores de Brasov.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Rumania, Viajar por Europa



Deja tu comentario