Sofia, esa desconocida dama búlgara

Yo no sé vosotros, pero particularmente hasta ahora tenía un desconocimiento total de una ciudad como Sofía. Si me hubiesen pedido un consejo sobre la ciudad, o el monumento más característico de la misma, me hubiese quedado en blanco. Es por eso que, para que no os vuelva a pasar lo mismo, si es que ya os pasó alguna vez, vamos a hacer un breve recorrido por la capital búlgara y conocerla de primera mano. La próxima vez que nos pregunten ya será otra cosa…

Sofia

Vista de Sofía

Al parecer todo el mundo conoce en Sofía el Puente de las Águilas. Según sus habitantes, es el punto de partida y de encuentro de toda la ciudad, no sólo porque sea un lugar especial de referencia, sino porque la mayoría de los autobuses urbanos tienen su parada central allí. Y sin duda que es un lugar de máxima ebullición, desde el amanecer hasta el anochecer. Se llega a él a través del boulevard de Tsarigradsko. El puente está bellamente decorado con cuatro águilas de bronce sobre columnas que son las que dan nombre al mismo. Fue construido en 1891 sobre las aguas del río Perlovska, aunque los búlgaros llaman a su río el Canal.

Frente al Puente de las Águilas se encuentra el edificio Tzarevetz, de original color rosa, construido en 1930. A su izquierda está el lago artificial de Ariana, construido en 1879. Durante el invierno, la superficie del lago se hiela, con lo que se organizan en él paseos con patines. Durante el verano es muy común ver a la gente paseando en bicicletas de agua sobre él.

Nos acercamos ahora al Edificio Hali. Es el mejor lugar para comprar en Sofía. Podéis encontrar tiendas de todo tipo, desde alimentación hasta souvenirs. También es el lugar de reunión y conversación de los habitantes de Sofía. El edificio fue construido en 1911, y se convirtió en el primer mercado cubierto de toda Bulgaria. Su diseño se parece mucho al mercado de Les Halles en París. En la torre del edificio se halla un viejo reloj de 1915, y su sonido al dar las horas con sus campanas de bronce es uno de los símbolos de la ciudad.

Otro de los lugares curiosos y simbólicos de Sofía es el monumento a Popa, el Sacerdote, un pequeño triángulo encerrado entre las calles más céntricas de Vassil Levski, Graf Ignatiev y Patriarca Eutimii. Es el lugar donde se reúne la juventud de la ciudad. Este Monumento al Patriarca Eutimii siempre está lleno de gente. Frente a él se observa el Cine Odeón, rodeado por los jardines del lugar. Lleno de terrazas, cafeterías, donde veremos universitarios estudiando o descansando, paseando.

Catedral de San Alexander Nevsky

Catedral de San Alexander Nevsky

Uno de los edificios más impresionantes de Sofía es el que alberga su Universidad, en el centro de la ciudad. El edificio fue construido en 1924. A pesar de todo, resulta curioso porque muchos de los universitarios búlgaros deben estudiar materias como arte o medicina fuera de su país, ya que no hay universidades de estas disciplinas en Bulgaria.

La ciudad de Sofía está asentada sobre los montes Vitosha. Desde cualquier punto de la ciudad podemos contemplar al fondo, colgando del horizonte el pico Cherni Vrah, de 2290 metros. Una excursión al Parque de los montes Vitosha nos hará mucho más agradable nuestra estancia en Sofía.

Una de las visitas inexcusables a la capital búlgara es la que haremos a la Catedral de San Alexander Nevsky, en la plaza del mismo nombre. Fue construida entre 1904 y 1912 y representa una de las mejores piezas arquitectónicas del siglo XX búlgaro. El interior es sencillamente deslumbrante: mármoles italianos, alabastros africanos, madera y frescos de los mejores artistas búlgaros y rusos. La cripta subterránea tiene una de las mayores colecciones de iconos del mundo. La vista desde la calle es espectacular, con sus cúpulas de 50 metros de altura, y su campanario de doce campanas, una de ellas de más de once mil kilos de peso.

La Iglesia de San Jorge, de ladrillo rojo, es el edificio más antiguo de Sofía, quizás del siglo décimo. Hoy en día alberga el Museo de la Ciudad. Y si San Jorge es la iglesia más antigua, la Iglesia de Santa Sofía es la más antigua iglesia ortodoxa. Fue la iglesia que dio nombre a la ciudad en el siglo XIV.

Con todo esto esperamos que ahora sí podáis decir que conocéis algo más de una ciudad como Sofía.

Cómo llegar

El Aeropuerto de Sofía se encuentra a 5 kilómetros de la ciudad. Desde allí tanto trenes, autobuses como taxis os pueden acercar a la capital. Es la mejor forma sin duda de acceder a Sofía, ya que el el tren en esta zona de Europa, por ejemplo, suele resultar bastante lento y las distancias pueden hacerse un poco pesadas. Todo esto debido en su mayor medida a las paradas que hay que hacer en las fronteras de los distintos países para controlar el contrabando.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Bulgaria, Viajar por Europa



Deja tu comentario