Lago Alqueva, navegar tierra adentro

La habitual sequedad del Alentejo portugués ha ido cambiando en las últimas décadas por la implantación de pantanos de aguas tranquilas, rodeados de vegetación, con la posibilidad de variadas opciones para los que gustan disfrutar del agua tierra adentro, provocando un cambio radical en el paisaje natural y agrícola de esta región lusa.

Vista Aérea global del Lago Alqueva

El Gran Lago Alqueva es un pequeño mar, es el lago artificial más grande de Europa, surgido de esta política sobre el agua, que se encuentra en pleno Alentejo, cercado a la frontera entre España y Portugal. Dispone de un servicio de alquiler de barcos en el que disfrutar de lleno de todas las posibilidades que ofrece la navegación prácticamente lacustre.

Los pantanos, esenciales para el desarrollo por el regadío y el suministro humano, constituyen además lugares privilegiados de disfrute de la naturaleza o la práctica de los deportes acuáticos.

Una empresa portuguesa, Amieira Marina, ha creado un servicio de alquiler de barcos a motor con capacidades que van de las dos a las diez personas, barcos que se pueden gobernar con unas sencillas lecciones de fácil aprendizaje. Esta facilidad de manejo y la posibilidad de elegir un itinerario personalizado dentro de las amplias dimensiones del pantano son interesantes atractivos para esta formula de disfrute vacacional limitada hasta ahora a los patrones de embarcaciones titulados.

El barco se puede tripular desde la cabina o en la toldilla, moviendo el timón de forma muy similar al volante de un coche y graduando la velocidad con una palanca, decidiendo así el sentido de la macha.

Para seguridad de los ocupantes, los barcos tienen equipo de GPS que indica la zona del pantano donde se encuentra la embarcación, las señalizaciones cercanas y la ruta a seguir; asimismo el sonar nos indica la profundidad y avisa de la proximidad de rocas u otros posibles obstáculos donde poder encallar.

Con un equipamiento muy completo en la zona interior de la embarcación y una exterior donde hay desde solarium a barbacoa y lugar para transportar bicicletas de montaña, cañas de pescar o canoas.

La navegación se puede repartir entre los participantes en este “crucero” interior u optar por detener el barco completamente sin necesidad de amarres o anclas para que se comparta la comida, reunión,…

Conviene no olvidar las posibilidades de las riberas de este pantano, donde se puede atracar con mucha facilidad y por ejemplo pasear en bicicleta de montaña para conocer mejor la región por donde nos movemos.

Girasoles del Alentejo

Esta zona es el Alentejo más profundo, con tierras llanas y claras, cubiertas de flores bancas en primavera y con constante e ininterrumpida sucesión de olivos y encinas y de rebaños de vacas y ovejas.

Es el Alentejo una región que se extiende entre llanuras infinitas y montes bajos, con tierras de cereales, viñas y alcornoques donde pastan los ganados. Solo pequeñas aldeas se contemplan en el horizonte a las que podemos llegar por carreteras secundarias que atraviesan riachuelos surgidos de unas altitudes que en ningún caso sobrepasan los 500 metros.

La cocina del Bajo Alentejo, en Portugal, nos descubre una rutilante creatividad en los platos típicos, adornados de un toque se imaginación. En su momento Alentejo fue una región cerealista donde el trigo dominaba; grandes piaras de cerdos pastan en la llanura preñada de alcornoques y olivos.

Quizás sean las causas de que el aceite, el cerdo y el pan sean la base de esta sabrosa cocina portuguesa, perfumada de las hierbas del campo. La sopa, fría como el gazpacho o caliente, con pan y de cazón, bacalao o tomate con longaniza. Las migas del pan acompañan al guiso de cordero, cerdo o sopa de pan alentejana. La caza y la pesca suministran sus capturas también a esta cocina plagada de sabores.

Los quesos, como el Nisa, de Serpa, Évora, con un tinto de Borba, Redondo, Reguengos o Vidigueria o los dulces con ingredientes siempre naturales y elaborados con el amor de muchas monjitas de la zona es el merecido postre de esta rica mesa.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Portugal, Viajar por Europa



Deja tu comentario