Estambul, guía de turismo

Estambul

No sólo por el hecho de que, geográficamente hablando, Estambul suponga la separación entre Europa y Asia, sino que visitarla nos hará disfrutar de una amalgama sin igual de culturas. Viajar hasta Estambul, regatear en sus bazares o comprar en alguna de sus tiendas más lujosas, visitar las maravillosas mezquitas doradas y más tarde pasar la noche en alguno de sus locales.

La ciudad disfruta de cálidos veranos, y quizás sea la mejor época para visitarla. Los inviernos son fríos y húmedos, y con frecuencia, hay nieve, por lo que os aconsejamos que no elijáis esta ciudad en vuestras vacaciones de noviembre a febrero.

Unas vacaciones en Estambul nos acercarán al mejor sabor de Oriente, una ciudad donde se mezcla lo occidental y lo árabe. Los aficionados a la historia tienen aquí un lugar maravilloso y encantador, donde sus museos y monumentos muestran el romance que los siglos han vividos entre sus callejuelas.

Y es que hablamos de la única ciudad del mundo que vive en dos continentes, con el casco antiguo en Europa y la ciudad moderna en Asia, separadas ambas por el estrecho del Bósforo. Su legado como capital del imperio cristiano y bizantino hacen de su arquitectura un lugar singular.

– VISITAS A ESTAMBUL

La primera visita que debemos hacer aquí es a Hagia Sophia, famosa por su impresionante tamaño y su notable arquitectura de mosaicos y frescos. Su estructura abovedada de color ocre es una de las grandes atracciones del horizonte de Estambul. Se construyó como catedral en el siglo VI, y siguió estando entre las iglesias cristianas más importantes, hasta que en el 1500 Mehmet II la convirtió en mezquita, añadiéndole fabulosos minaretes. Desde 1934 alberga un museo, y es hoy uno de los edificios bizantinos más grandes del mundo. Abre todos los días, excepto los lunes, de 09.30 a 16.30 horas.

Haga Sofia de Estambul

Haga Sofia de Estambul

De allí nos iremos a la Mezquita Azul o Mezquita del Sultán Ahmet Camii con sus magníficas cúpulas y sus seis minaretes. Se construyó en 1609 y es uno de los mejores ejemplos de arquitectura otomana. El interior es fabuloso, con sus azulejos tradicionales azules y blancos, así como las 260 vidrieras. En la parte de atrás se halla el Museo Kilim. La mezquita abre todos los días, aunque a veces se restringe el paso pues se llevan a cabo las oraciones del día. El Museo abre de martes a sábado, entre las 09.00 y las 16.00 horas.

Fabuloso es el Palacio Museo Topkapi, construido por Mehmet el Conquistador como palacio del sultán. Se halla en una de las siete colinas de Estambul, con maravillosas vistas sobre el Bósforo y el Cuerno de Oro, siendo la sede del imperio otomano durante cuatro siglos. El interior está maravillosamente decorado. Abre todos los días, excepto los martes, de 09.00 a 17.00 horas, y la entrada cuesta unos 12 euros.

Mezquita Azul de EstambulMezquita Azul de Estambul

Entre los museos os destacamos el de Arte Islámico, en un gran palacio del siglo XVI, el Ibrahim Pasa. Para muchos, este museo alberga la mejor colección de arte islámico del mundo. Abre todos los días, excepto los lunes, de 09.30 a 17.30 horas.

Famosa por sus bazares, resulta inexcusable acercarse al bazar cubierto de Kapali Carsi, el más antiguo y grande del mundo. El Gran Bazar de Estambul consiste en 65 callejuelas llenas de tiendas. Es una experiencia fascinante recorrerlo, comprando sus exóticos productos. Fue construido en 1461, y desde entonces ha crecido, coronándose de arcos y cúpulas, que se convirtió en el centro comercial del imperio otomano. Abre todos los días, excepto los domingos, de 08.30 a 19.00 horas.

– VIDA NOCTURNA

Una buena experiencia nocturna en Estambul la podemos tener en sus tradicionales meyhanes, tabernas que sirven raki, cerveza y vino, junto con suculentas brochetas y platos de temporada. Los más famosos se encuentran en Cicek Pasaj en Beyoglu, donde suelen vagar músicos callejeros y puestos de flores. Otros locales tradicionales son los birahanes, donde la mayoría sólo sirven bebidas, y las mujeres turcas no entran, así que, si entráis aquí, que sea siempre acompañados de algún hombre.

Para los que queráis ver algo más exótico, muchos locales ofrecen shows orientales, con bailarinas o cantantes. Hay que tener cuidado porque algunos de estos locales también funcionan como casas de alterne, así que debemos informarnos antes de visitarlos. La mayoría de los bares abren hasta las 02.00 de la madrugada, y algunos permanecen hasta las 04.00 horas.

En el centro de la ciudad hay numerosos bares que ofrecen música en vivo, con precios muy baratos, como por ejemplo los locales Kemanci, Hayal Kavhesi y Mojo Blues Bar. Las mejores discotecas son las que se sitúan junto al Bósforo, como las de Levent y Etiler. El ambiente gay se sitúa principalmente en el centro de la ciudad, en el barrio de Taksim.

– CÓMO LLEGAR

Para llegar nada mejor que volar hasta el aeropuerto internacional de Ataturk, situado a 23 kilómetros al oeste de la ciudad. Para llegar a esta ciudad turca, el metro ofrece el sistema perfecto, llegando a la estación de Zeytinburnu, así como los autobuses Havas, que conectan con Taksim o Kozyatagi.

– TRANSPORTES EN ESTAMBUL

Si os digo la verdad, lo mejor para visitar el casco antiguo de Estambul es hacerlo a pie, pero para llegar a otras zonas los autobuses, el metro, tranvías y taxis suelen ser muy baratos. La tarjeta Akbil, que podéis comprar en cualquier quiosco, hace descuentos a la hora de usar el transporte público.

La mejor línea de metro es la de Aksaray, y la principal estación de autobuses es la de Esenler. Los autobuses suelen estar llenos de gente. Por eso os recomiendo mejor los taxis, aunque con ellos hay que tener cuidado, pues a veces no ponen el taxímetro a los turistas. Lo que no os recomiendo es el alquiler de un coche para la ciudad, porque el tráfico en Estambul es imposible.

– ALOJAMIENTOS EN ESTAMBUL

Podéis buscar vuestro alojamiento en el siguiente enlace: hoteles en Estambul

– ARTÍCULOS RELACIONADOS CON ESTAMBUL

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Guias de Turismo, Turquia, Viajar por Europa



También te interesará...

Comentarios (5)

  1. omar dice:

    gracias por los datos.me serán muy útiles en mi viaje. Recomiendas alguna zona de compras diferente al gran bazar?
    gracias

  2. Diego dice:

    Yo lo que recomiendo es NO IR.Como mucho 2 dias.Estamos hablando de un pais peligroso.Inseguro.Altas probabilidades de robo (a mi me han robado 2 veces en 1 semana).Mala gente,te intentan timar permanentemente.Censura al mas alto nivel.Riesgo de atentados.Desentendimiento total y absoluto por parte de la policia con respecto al turista.En fin, NO LO RECOMIENDO NI A MI PEOR ENEMIGO Id a otros sitios de Europa mucho mas recomendables. Saludos.

  3. JORGE LOPEZ dice:

    Es sencillamente ESPECTACULAR. Su gente es completamente amistosa, jovial, ancantadora. La ciudad es magica, especialmente de noche en el malecon del Bosforo. La comida es maravillosa, sabores exquisitos.
    Voy por segunda vez desde Sur America.

  4. Fran dice:

    LO MEJOR DEL MUNDOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!! QUIERO IR MÁS! Pero que dices de insegurooo! si se me cayó la cartera al suelo y me gritaron un puñado de turcos para decírmelo! y me dejé unas gafas dolce gabanna en una mesa y corrieron detrás mia para dármelas! Lo mejor que he hecho en mi vida? un paseo por el Bósforo de noche con el amor de mi vida…viendo la hermosura de Estambul y con la brisa del mar agitando el cabello de mi doncella! BuahhhH!xD

  5. Jose Luis dice:

    Respuesta al comentario de diego.

    Mi esposa y yo, estuvimos en Estambul en junio del 2009, pudeo informarte que pasamos los mejores días de nuestras vidas. En ningún momento tuvimos el más mínimo incidente, cogimos el tranvia para arriba y para abajo, caminamos a pies dentro de las ruinas que están cerca de Kariye, más de cuatro kilómetros andando. Todas las personas nos antendian a las mil maravilla. Sin duda que tú, dieguito, sufriste un percace amoroso y algún turco te levantó la compañera, pues no conceibo tanto odio.
    Mi recomendación es que si puedes ir a Estambul, no una vez, muchas veces, lo hagan. Hay muchas cosas que ver y ocho días no nos alcanzaron.

Deja tu comentario