Historia, religión y misterio en la Basílica de Santa Sofía

Basilica de Santa Sofia

Estambul es sin dudas uno de los lugares más emblemáticos del planeta tierra. Une Europa con Asia, y en el pasado era la ruta obligada para poder intercambiar objetos con otras culturas. Pero no sólo de historia se nutre Estambul.

La Basílica de Santa Sofía es uno de las obras de artes arquitectónicas más importantes del mundo y obviamente es un edificio clave en Constantinopla.

Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto la construyeron entre los años 532 y 537. El emperador Justiniano había ordenado construir el edificio de más porte de todos, y no le fallaron, eso está a la vista, ¿no?

Entre las cosas más lindas que tiene esta basílica es la cúpula que se encuentra en el techo. Tiene 32 metros de diámetro y 56 de altura. A su lado tiene dos semicúpulas.

La historia cuenta que luego de ser destruido un templo primitivo que se encontraba en ese lugar, Justiniano quería construir un edificio que simbolizara el apogeo de su imperio, y que demostrara todo su poder arquitectónico, hasta ese entonces desconocido por esos lares.

Por dentro impresiona. Más allá de parecer simple y austero, los mármoles y mosaicos lo convierten en un interior muy prolijo, a diferencia del exterior, que es monstruoso. Tiene revestimientos dorados, que se reflejan gracias a la presencia de la luz.

Muchos de los que visitan esta basílica se quedan impresionados con los misterios que guarda esta construcción. Esto se crea gracias a las grandes salas que tiene dentro, donde miles de historias se entrecruzan para crear sólo incertidumbre y misterio.

En un comienzo, como decíamos, se utilizó para demostrar el poder del Imperio de Justiniano, pero con el correr de los siglos se convirtió en una mezquita musulmana y hoy en día forma parte de esos paseos que no te puedes perder en una visita a Estambul.

Este es tan sólo uno de los lugares increíbles que tiene Turquía a su alcance. Confíe en nosotros, si le gustan las grandes construcciones, no dude en visitar la Basílica de Santa Sofía. No se arrepentirá.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Turquia, Viajar por Europa



Deja tu comentario