Siempre el oeste, de Josep M. Romero

Brujula

Josep M. Romero es el anfitrión de este viaje, que se desarrolla siempre hacia el oeste. Y, hay que decirlo, es un anfitrión experimentado. Nacido en Barcelona en 1956, Romero viaja incansablemente desde sus diecisiete años, en busca de aventuras. Como autoestopista, en velero, por tierra o por aire, y en cada uno de esos viajes ha encontrado un pedacito de sabiduría que luego vuelca en sus libros.

En esta ocasión, y como de costumbre, el viaje se inicia sin una ruta planeada, sin mapas y, más impresionante tal vez, sin intenciones de tomar un avión. Pero, desde luego, con un rumbo muy marcado: el oeste. Siempre el oeste es la historia de un viajero que se propone dar una vuelta al globo en una sola dirección, con su cuaderno de notas a mano y el espíritu aventurero alerta.

Los paisajes por los que nos conduce en esta obra son heterogéneos e impactantes: ciudades tan dispares como la rusa Moscú e Iquitos, en Perú; amaneceres en el desierto y en el océano, playas inolvidables en islas paradisíacas y selvas peligrosas dueñas de una vida avasalladora.

A lo largo de catorce meses, Romero explora destinos del norte y del sur, el Atlántico y el Pacífico, rememorando sus años de viajero al estilo hippie. La filosofía detrás de este libro y del proyecto de viaje que le dio origen es centrar el objetivo en el camino a recorrer, y no en el destino que aguarda al final. En cada pueblo, en cada embarcación, Romero encuentra el fin de su empresa, el motivo por el cual vale la pena emprenderla y todo aquello que puede dejarnos a los lectores como legado.

Así, las sorpresas que lo van deteniendo a reflexionar a lo largo del viaje, iniciado a fines de 2001, se convierten en oportunidades para la introspección, y para la más profunda conexión con quien, desde su hogar, se sumerge en el libro.

FICHA TÉCNICA DE SIEMPRE AL OESTE

• Editorial: Altair
• Autor: Josep M. Romero
• Año: 2009
• Páginas: 536
• Precio: 24 €

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Libros de Turismo



Deja tu comentario