Sighisoara, una de las más bellas ciudades medievales

Sighisoara

Para los visitantes, Sighisoara ofrece dos caras según la época del año en que se la visite: por un lado, la verde pradera en tiempos de primavera o verano, y por el otro sus territorios cubiertos de nieve en el invierno. De todos modos, lo que nunca cambia es su aspecto de ciudad medieval, el cual se conserva por las construcciones que se pueden encontrar en sus calles. Y otra cosa que se conserva, siendo su principal referencia, es la leyenda del conde Drácula.

Considerada la más bella ciudad medieval de las que surcan el mapa de Rumanía, está ubicada a orillas del río Tarnava a 117 kilómetro de Brasov, en plena región histórica conocida como Transilvania. La misma fue fundada por mercaderes alemanes -los sajones de Transilvania-. De hecho, vale señalar que durante mucho tiempo esta localidad tuvo un fundamental papel comercial en el marco del mapa de la Europa Central.

Como decíamos, uno de los atractivos principales que tiene es la perfecta conservación de su centro histórico, el cual mantiene el aspecto de los tiempos de la época medieval. Hablamos de una campiña que ha sido declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1999, y que es una de las pocas urbes de estas características que se encuentran habitadas en el continente europeo. Su aspecto se lo dan las calles empedradas con escalones, los constantes arcos, las torres de defensa que protegían de ataques o las calles con nombres de oficios.

Sin embargo lo que más presente está entre los habitantes de Sighisoara es el espíritu de Vlad Tepes, imagen que aparece reflejada en cada esquina de la ciudadela. Su figura fue utilizada por el autor Bram Stoker para crear el mito del conde Drácula, el cual pervive hasta el día de hoy. Pero para las autoridades de la ciudad se trata de una importante fuente de ingresos, ya que miles de turistas llegan hasta ahí cada mes para visitar la casa de Tepes o conocer en profundidad el mito.

Otro de los atractivos es la notable Torre del reloj, de la cual emergen siete figuras de madera recordando los días de la semana, la cual a su vez mantiene vivo también el espíritu del mito de los vampiros. También se puede visitar la Iglesia de la Montana, la Catedral Ortodoxa o los diferentes fuertes que fueron edificados en tiempos medievales.

¿Te atreves a hacer la ruta de Drácula… ?

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Rumania, Viajar por Europa



Deja tu comentario