La torre apocalíptica de Robert Garcet

Torre del Apocalipsis

Robert Garcet fue un cantero un tanto excéntrico que tras romper con la Iglesia Católica decidió proponer una nueva interpretación de la Biblia. Este personaje estaba totalmente obsesionado con este elemento, con la numerología y con las civilizaciones antiguas. Un buen caldo de cultivo para terminar formando a un personaje particular lleno de sabiduría autodidacta.

Su profesión y ese afán por conocer cosas nuevas, unido sin duda alguna a un cierto don natural, lo convirtieron sin comerlo ni beberlo en un excelente paleontólogo y experto en geología, capaz de estudiar cualquier fósil que cayera en sus manos, algo que debido a su trabajo pasaba muy a menudo.

Aproximadamente en 1930 se instaló en el valle de Geer, Bélgica, lugar en el que comenzó a trabajar como picapedrero. Esta profesión le ocupaba bastantes horas al día, no obstante, cuando tenía tiempo libre lo primero que hacía era intentar investigar sobre los temas que le interesaban, además de estudiar minuciosamente la Biblia. Fue así, cuando tras leer el Apocalipsis decidió construir una torre que fuera capaz de ilustrar, mediante la piedra, las enseñanzas y mensajes de este pasaje. Para Robert Garcet era perfecto, ya que se unía en un solo elemento dos mundos que lo tenían completamente entregado.

Esta torre ( la cual hoy en día forma parte del complejo del Museo de Sílex) fue construida entre 1948 y 1963, en un lugar totalmente apartado de la civilización conocido como Eben-Emael, en Bélgica. Garcet no dudó en levantar este elemento con sus propias manos, quizá por ello el tiempo de construcción fue un poco más elevado de lo que se podría esperar. Durante este periodo de tiempo, Garcet no sólo perfeccionó sus cualidades como paleontólogo y geólogo, también demostró que a pesar de no tener ningún tipo de estudios sobre la materia poseía un don innato para la escultura, talla, arquitectura y pintura.

En cuanto a la torre en sí, la torre del Apocalipsis, cuenta con un total de 7 niveles, formados a su vez por cubos de 12 metros de lado. Es posible admirar gran cantidad de simbología numérica, bíblica y cabalística en muchas de las dimensiones de la torre, la cual está coronada por 4 figuras que hacen alusión a los 4 evangelistas, un toro, un león, un águila y una esfinge.

Cabe destacar que dos de los niveles están bajo tierra, y que el conjunto representaría, a su modo, el progreso del hombre. Además, en los niveles inferiores es posible acceder a una especie de laberínticas grutas que contienen un gran número de fósiles (pertenecientes obviamente a su colección privada) y herramientas que el propio Garcet usó para la construcción de su obra. Este hombre aseguraba que las grutas ya estaban allí cuando llegó, algo que sí se ha podido comprobar. Lo que no se pudo comprobar jamás es si era cierto que esas grutas conducían a una aldea que databa de hace unos 70 millones de años. A pesar de que Garcet contaba con pruebas gráficas (una supuesta película de mala calidad) nadie le hizo mucho caso y finalmente esos terrenos fueron adquiridos por una empresa minera que habría destruido el supuesto yacimiento.

Información

Horario: del 1 de abril al 31 de octubre de 13:30 a 18 h de miércoles a viernes. Los fines de semana hasta las 19:00.
Del 1 de noviembre al 31 de marzo de 13:30 a 17 h de miércoles a viernes. Los fines de semana hasta las 18:00

Foto vía: Oskar Lewis

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Bélgica, Lugares con Historia, Viajar por Europa



Deja tu comentario