La Laguna Guatavita, en Colombia

balsa-muisca

En América hay dos palabras que están y estarán unidas para siempre: oro y Leyenda El Dorado. El frenesí de los europeos por el oro es de larga data pero en América no tenía, antes de la colonización, el mismo gran valor. ¡Me imagino los colonizadores cuando llegaron y vieron cuanto oro había por aquí! La sangre que corrió por eso ha sido grande…

En el caso de Colombia la leyenda El Dorado adquiere una materialidad especial pues aquí está la famosa Laguna de Guatavita. Este espejo de agua era sagrado para los Muisca y precisamente el ritual que ellos llevaban a cabo es el que en parte ha sentado las bases del mito: esta tribu cubría de polvo de oro a su soberano y después este navegaba por las aguas de la laguna en una balsa ceremonial para zambullirse luego y desprenderse del dorado polvo.

Después los fieles arrojaban al agua distintos adornos y estatuillas de oro y el hallazgo de algunas de estas piezas en el fondo de la laguna parece confirmar esta historia. Aunque, es cierto también que no se ha encontrado demasiado. O la costumbre fue breve o no fue, pero piensa en un conquistador español al escuchar la historia. ¡Era capaz de dar la vida por todo ese oro!

Por eso hubo varios intentos de buscar y encontrar más objetos de oro en la Laguna de Guatavita. Los primeros fueron en el siglo XVIII y después, en el XIX la laguna se drenó por completo revelando un fondo lodoso terrible que al secarse se convirtió en concreto. Pocos fueron los hallazgos entonces.

Lo que se encontró, seguro reconoces la estatua de la fotografía, es la Balsa Muisca, hallada en 1856. La ves en el Museo del Oro. Puedes conocer la laguna y visitar el pintoresco pueblo de Guatavita pues dista apenas 75 km de Bogotá.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Colombia



Deja tu comentario