La Iglesia de Wies, en Alemania

Iglesia de Wies

Ubicada en el distrito de Weilheim Schongau, en el estado de Baviera, Alemania, la Iglesia de peregrinación de Wies es un destino privilegiado para los amantes de la arquitectura religiosa y para los practicantes del culto cristiano.

Allí, en el sitio en donde se emplaza actualmente en esta verdadera perla del arte rococó bávaro, es que en 1738 la campesina Maria Lory aseguró haber visto lágrimas que brotaban de una estatua de madera que representaba a Cristo flagelado.

Pronto este milagro fue conocido por habitantes de las cercanías y se extendió rápidamente, formando una tradición que consiste en peregrinar hasta la iglesia de Wies para poder ver la estatua. Es por su belleza y por su valor histórico y cultural que este hermoso templo fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1983.

La actual iglesia comenzó a construirse pocos años después de ocurrido este suceso. Entre 1745 y 1754 fue edificada y decorada por los hermanos Zimmermann, dirigidos por el abad del cercano monasterio de Steingaden.

Pero hacia principios del siglo XIX, la secularización de los bienes de la iglesia que llevó a cabo el estado de Baviera hizo este templo y los elementos que componían su interior fueran destinados a la subasta y la demolición. Los campesinos de la región se opusieron firmemente, salvando así esta muestra magnífica de arte rococó, y por sobre todo lugar de fe y espiritualidad.

Tras la designación como parte del Patrimonio de la Humanidad, se debieron realizar numerosas tareas de restauración que se prolongaron de 1985 hasta 1991. Su promoción en todo el mundo hizo que en la actualidad la visiten más de un millón de peregrinos por año, y se llevan a cabo frecuentemente conciertos de música.

De su interior, vale destacar el altar mayor, hecho con profundidad, diseñado por uno de los hermanos Zimmermann. Allí se encuentra la imagen de Cristo flagelado, al que fue consagrada la iglesia.

Foto Vía: Open Travel

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Alemania, Especiales de Turismo, Patrimonio de la Humanidad



Deja tu comentario