De festivales y castillos en la verde Gales

Castillo de Caernarfon en Gales

Gales es un pequeño trozo verde situado en el extremo suroeste de la isla británica, frente a las costas irlandesas, y que forma, junto con Inglaterra y Escocia, el triunvirato de la Gran Bretaña. Gales posee un idioma propio: el galés, así como una historia, una cultura y unas costumbres particulares. Además, de un paisaje rural donde el sosiego es virtud en contraste con la muy urbanizada Inglaterra, un destino a tener muy en cuenta a la hora de planificar el descanso anual.

Las suaves montañas, la ondulación del terreno dulce pero constante, la proximidad del océano y la cantidad de prados, bosques caducifolios, ríos, canales y tranquilas aldeas nos transporta de alguna manera a la Galicia que era hace dos o tres siglos, antes de que eucaliptos, embalses y feísmos acabasen con ella. Es tonificante, a la vez que entristecedor, comprobar en otros países y naciones un respeto por la memoria y el patrimonio que nosotros, bárbaros contemporáneos, sólo de forma lenta y difícil vamos aprendiendo.

Que hablemos de sosiego y mundo rural no debe conducirnos a equívocos. Gales tirita, y no de frío. Mejor acaso afirmaremos que titila, como decía Neruda contemplando las estrellas. Gales no da la impresión de ser un territorio de gentes envejecidas, sino todo lo contrario. La cantidad de actividades y concentraciones festivaleras es muy grande, tocando todos los palos del arte y del entretenimiento. Por ejemplo, el verano llega con el festival de Swansea, ciudad natal de Dylan Thomas, gran y poeta y mayor bebedor, afición que al final se le convirtió en afección, y luego ya en infección hepática.

Es en Cardiff, la capital, donde acontece el mayor festival de la región. Los meses de julio y agosto son fechas para hacer de la calle nuestra morada, que diría Hölderlin, aprovechando las performances de teatro, los conciertos, las ferias…¿quién dijo que sólo el alma mediterránea se volcaba hacia el exterior, prefiriendo el ágora al interior de las paredes del hogar?

Por otra parte, Gales es un país para ser recorrido a pie, mochila a la espalda. Desde todos los puntos de la hermanísima Inglaterra llegan cada fin de semana los amantes del senderismo y la naturaleza. El Parque Nacional de Snowdonia es uno de los espacios de mayor predilección por parte de los naturalistas. Por no hablar de los castillos que, entre prado y prado conquistado por los ejércitos de ovejas, van apareciendo en nuestro viaje.

Se han catalogado unos cuantos centenares, algunos de ellos en muy buen estado y bastantes en línea de costa o en las inmediaciones de algún canal. Mencionamos dos, ambos muy interesantes desde el punto de vista estético. El castillo de Caerphilly, en el sur, y el de Caernarfon, en el norte, ordenado construir por Eduardo I con la intención de convertirlo en fortaleza inexpugnable.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Reino Unido, Viajar por Europa



Deja tu comentario