Un paseo por Frankfurt entre vuelo y vuelo

Frankfurt

Los vuelos baratos es lo que tienen. Horarios inhumanos, muchas veces en plena madrugada, y escalas interminables en aeropuertos internacionales. Recientemente, viajando a San Petersburgo, me tocó hacer una escala de más de cinco horas en el aeropuerto de Frankfurt, que suele ser centro de conexiones de vuelos internacionales.Nosotros, en lugar de quedarnos las cinco horas en el Duty Free del aeropuerto, decidimos acercarnos a la ciudad, dar un paseo y volver a tiempo.

Desde el aeropuerto de Frankfurt am Main puedes coger un tren o un autobús y plantarte en unos 15 minutos en el centro de la ciudad. Es preferible el tren, pues es algo más rápido y la estación está integrada en el aeropuerto como una parte más de la terminal. De cualquier manera, el lugar de destino será en ambos el mismo: la estación central, Hauptbahnhof. Allí, en el corazón de la ciudad, empieza nuestro recorrido express para aprovechar nuestras horas de escala.

Lo primero que hacemos, es visitar la Catedral de San Bartolomeo y pasear por las calles comerciales como Zeil (de las más importantes de Alemania) hasta llegar a Römer, la plaza principal de la ciudad antigua. Allí, entre sus edificios medievales,encontraremos un buen número de restaurantes, bares y pastelerías.

Después de reponer fuerzas, nuestro paseo continua hasta llegar al río Meno, que se puede cruzar por el puente de Alte Brucke. Desde allí, especialmente al atardecer, las vistas de la ciudad y de su skyline son espectaculares. Tras sacar la foto del viaje, nuestro recorrido sigue por la orilla derecha del río.

En el primer puente torcemos a la derecha, y luego, en la segunda calle, a la izquierda. Continuamos avanzando hasta que vemos el símbolo del euro gigante que preside el edificio del Banco Central Europeo. Aquí, llega la segunda foto de nuestro viaje express, debajo del símbolo de la moneda que poseen 16 países de la Unión Europea.

Avanzando un poco por Berliner Strasse, nos chocaremos con la iglesia de Saint Paul, sede del Parlamento de Frankfurt durante sus años revolucionarios. Si el horario lo permite, puedes detenerte en el puente Eiserner Steg, para finalmente volver al otro lado por el Untermainbrücke y desembocar a pocos minutos de la sede del BCE de nuevo.

Si tu escala no es muy larga, lo mejor es que tus desplazamientos por la ciudad los hagas a píe. Todos los lugares que te señalamos en el recorrido están muy cerca entre sí. Pero si cubrir distancias más largas, no dudes en usar el transporte público. Los tranvías son especialmente limpios, modernos y rápidos.

Unas horas son suficientes para recorrer la quinta ciudad más grande de Alemania y uno de los centros financieros por excelencia de Europa. Aunque también puedes quedarte en el aeropuerto. ¿Cuál es tu próxima escala?

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Alemania, Viajar por Europa



Deja tu comentario