Florencia, destino para el Puente del Pilar

Catedral de Florencia

Me suelen preguntar por los destinos europeos que yo elegiría para un puente de 3 días, y más cuando estamos tan cerca de uno, el Puente del Pilar; lugares en los que no haya que desplazarse mucho, y que baste con escoger un vuelo y un hotel y patear la ciudad correspondiente. Para ello hay que escoger una ciudad de tamaño medio y con los encantos suficientes como para que podamos pasar 3 días en ella viendo monumentos, museos, o simplemente paseando.

Siempre he dado tres destinos preferentemente, aún cuando evidentemente, haya muchos más: Brujas, Praga y Florencia.

Florencia es probablemente la ciudad europea con más arte por metro cuadrado. Vayas por donde vayas podéis encontrar las muestras de aquel exquisito Renacimiento italiano en sus iglesias y en sus monumentos. La escuela de grandes pintores y escultores se dieron cita en una ciudad que me atrevería a decir como la más bella y elegante, artísticamente, del mundo. No hay más que pensar en el Duomo, en la Plaza de la Signora o en la Galería de la Academia, con el magnífico David de Miguel Angel.

Quizás Brujas sea más complicado para desplazarse, pues la mayoría de los vuelos pasan por Bruselas, pero en cuanto a la ciudad italiana seguro que encontraréis con facilidad algunos vuelos económicos que os dejen en el aeropuerto Americo Vespucci de Florencia. Una vez allí, os aconsejo que reservéis algún alojamiento teniendo siempre en cuenta que los hoteles en Florencia, por regla general, tienen menos calidad que los de España. Pero eso sí, elegidlo céntrico para que así podáis andar la ciudad tranquilamente, sabiendo que tenéis el hotel cerca.

Florencia es muy compacta y sencilla de recorrer; tanto que puedes hacer lo en un sólo día si no entráis en ningún monumento ni museo. Pero andando podréis hacer esa visita panorámica en pocas horas.

El cuerpo os pedirá en primer lugar dirigiros hacia la Piazza del Duomo. Allí podréis visitar el Duomo, en el que no debéis de dejar de subir hasta la cúpula de Brunelleschi y admirar sus frescos. Las vistas desde el Campanil también son maravillosas y podréis obtener unas fotos preciosas de toda Florencia desde allí arriba. Fuera, en la plaza está el Baptisterio donde en su día fuera bautizado Dante del que tantos recuerdos os encontraréis por las calles de la ciudad. Destacar en este monumento la puerta este, la conocida como Puerta del paraíso, hecha por Ghiberti. Una auténtica obra de arte hecha en bronce.

Callejead por las calles de los alrededores. Calles estrechitas con un encanto especial, con un sabor florentino de siglos atrás, con portales de madera antigua, con casas de piedra, y calles empedradas. Pasad por la Plaza del a República donde veréis un precioso carrusel, además de pasar por una de las calles más comerciales, y dirigiros desde ella, recto, hasta el precioso Ponte Vecchio.

El Ponte Vecchio es mucho más bello visto de lejos que una vez dentro, en el que destaca las tiendas de joyeros, mayoritariamente. Las mejores fotos de este Ponte Vecchio podéis tomarlas desde las cristaleras de una de las salas de la Galería de los Uffizi. Al otro lado del Ponte Vecchio, la ciudad no es tan vistosa. Se la ve mucho más pobre y menos cuidada, aunque allí destaca sobre todo el Palacio Pitti y los soberbios jardines del Boboli.

Ponte Vecchio

Os recomiendo que una vez los hayáis visto, volváis sobre vuestros pasos para ir hasta la Plaza de la Signora, de nuevo al otro lado del Ponte Vecchio, y cercano a la Piazza del Duomo. Quedaréis impresionados en esta plaza por su amplitud pero sobre todo por su número de estatuas mitológicas, además de una copia del David frente al Ayuntamiento que se sitúa en la Plaza, o de la estatua de Neptuno. Al ladito os encontraréis con la Galería de los Uffizi, en donde podréis admirar, entre otros, el cuadro «El Nacimiento de Venus», de Sandro Botticelli. Un poco más alejado se encuentra la Iglesia de la Santa Croce, donde yacen Miguel Angel, Galileo o Maquiavelo, entre otros.

Para finalizar este rápido recorrido, volver hacia el Duomo, cruzad hacia la zona norte de la ciudad, y dirigíos en primer lugar hasta la iglesia de Santa María Novella en la que destaca su clásica fachada románica multicolor y su interior gótico, y de ahí dirigíos hacia la Galería de la Academia para admirar, cómo no, a la obra cumbre de Miguel Angel, y la más representativa de Florencia: el David.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Italia, Viajar por Europa



Deja tu comentario