Bergen y los fiordos noruegos

Seguramente que en muchas ocasiones alguien os habrá aconsejado un viaje a los fiordos noruegos. O cuanto menos, os habrán hablado algo, me imagino. Si es así, seguro que ya estaréis sobre la pista de los lugares que visitamos hoy.

Pero si nunca os contaron nada parecido, ya va siendo hora que os asoméis con nosotros a Bergen, la segunda ciudad más grande de Noruega, con 250.000 habitantes, al oeste del país, la puerta de entrada a los maravillosos fiordos que duermen en el horizonte de su puerto.

bergen

Bergen

Fundada en 1070 y capital del país durante la Edad Media, Bergen era un puerto fronterizo de la Liga Hanseática de las comunidades mercantes del Báltico organizada en el siglo XII. Por aquel entonces, el distrito pesquero de Bryggen, el Muelle, era su bullicioso centro de operaciones. Todavía a día de hoy resulta un importante conjunto de almacenes de madera y posadas que siguen alojando numerosos talleres artesanales y cafeterías, así como el interesante Museo Hanseático.

Aunque la mayoría fueron destruidos por los sucesivos fuegos devastadores a lo largo de los siglos que consumieron la ciudad, muchas de las estructuras del puerto de Bergen fueron reconstruidas hasta que la Liga se extinguió en el XVIII.

Uno de los símbolos de Bergen es la encantadora iglesia románica de Santa María, un tesoro original del siglo XII que sirvió de centro espiritual a los comerciantes hanseáticos durante tres siglos. Bryggen es el único barrio de la época que sobrevive completamente construido en casas de madera. Su característica combinación de colores rojo y ocre apareció en toda la zona norte de Europa durante la era de influencia hanseática y es la razón del apodo que los turistas le han puesto a Bergen: la ciudad de madera.

Al sur de la ciudad de Bergen está Troldhaugen, la casa de verano del compositor y músico Edvard Grieg, nacido en Bergen. Aquí se celebra a comienzos de verano el aclamado Festival Internacional de Bergen, en el que figura una gran variedad de música y artes escénicas, pero siempre centrada en la obra del maestro nativo, interpretada por la Orquesta Filarmónica de Bergen.

Bergen está rodeado por siete montañas. El teléferico Floyen sube a 870 metros hasta la montaña más empinada para conseguir vistas maravillosas. Desde esta altura, no os podéis ni imaginar cómo se contemplan los maravillosos fiordos noruegos. Sin duda que no podréis aguantaros las ganas de un pequeño crucero por ellos.

sognefjord

Sognefjord, el fiordo de los sueños

Pero los alrededores de Bergen son quizás más espectaculares que la propia ciudad en sí. Un día de excursión desde Bergen resume lo mejor de este hermoso rincón del país capaz de dejaros sin respiración. Empezad con un viaje en autobús por empinadas carreteras serpenteantes hasta Stalheim para disfrutar de una vista del valle. En Gudvangen, subíos a un barco para navegar a través del Naeroyfjord, el más estrecho de Noruega, y el fiordo de Aurlands, una de las más encantadoras ramificaciones del impresionante Sognefjord.

Después de este asombroso panorama de belleza natural, os toca viajar en tren desde el pueblo de Flam, ascendiendo 870 metros de altura por un lado del cañón hacia Mydal. Durante 19 kilómetros y 45 minutos, el tren se precipita dentro y fuera de los veinte túneles, maniobrando durante 21 curvas y dejando atrás innumerables y empinadísimas cascadas. La promesa del maquinista de que el tren está bien sujeto gracias a cinco pares de sistemas de seguridad, unido a un trago o dos de aquavit en un café de Bergen después de las doce horas de viaje, debería servir para calmar los nervios de cualquiera.

La mejor época para visitar Bergen es de finales de junio hasta la mitad de noviembre, cuando se celebran los conciertos en Troldhaugen. También desde finales de mayo a principios de junio, durante once días, tiene lugar el Festival Internacional de Bergen.

Cómo llegar

Podemos llegar hasta el Aeropuerto de Bergen, situado a 19 kilómetros de la ciudad. Si no encontráramos vuelo directo hasta Bergen, podríamos hacer escala en el Aeropuerto de Oslo, que está a menos de una hora de vuelo de Bergen.

El pequeño crucero por los fiordos lo podéis hacer con la compañía Fjord Line tres veces a la semana durante el verano, y dos durante el invierno. También podéis hacer otro pequeño crucero desde o hasta Dinamarca con la compañía Smyril Line. Si preferís un viaje en barco más íntimo y romántico por los fiordos, no lo dudéis, el barco de vapor Hurtigruten es el vuestro.

En tren hay seis servicios diarios que comunican Oslo con Bergen, aunque el trayecto puede durar unas ocho horas.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Noruega, Viajar por Europa



Comentarios (1)

  1. Luis Peña dice:

    nos encantaria poder hacer los tours dirijidos a los fiordos ya sea desde oslo o desde bergen, nos puedes mandar informacion de como contactarlos para coordinar los tours.

Deja tu comentario