Barrio de La Boca en Buenos Aires, sabor argentino

Calle Caminito

Pasear por la calle Caminito es un recuerdo imborrable; casi impagable, podría decirse. Es el olor a tango; es el sabor de Argentina; es la caricia de un recuerdo nostálgico que se pasea por la mente cuando de entre nuestros labios se escapan en un susurro las palabras Buenos Aires; es el sonido de aquel famoso tango que baila sus notas por nuestros sentidos:

«Caminito que el tiempo ha borrado,
que juntos un día nos viste pasar,
he venido por última vez,
he venido a contarte mi mal,
Caminito que entonces estabas
bordado de trébol y juncos en flor,
una sombra ya pronto serás,
una sombra lo mismo que yo…»

Y ya con la letra cubriendo nuestros oídos, paseamos perdidos por la famosa calle, rodeado de chavales jugando interminablemente y con pasión al balón, con sus camisetas azules y amarillas del Boca Juniors, con ese 10 en la espalda y el nombre de su ídolo, Maradona, en su espalda. te paras y los observas, y entonces de reojo, ves un poco más allá, a dos bailarines, moviendo sus cuerpos en una perfecta sinfonía elegante de pasos entrelazados, de movimientos imposibles, y piernas que parecen unirse en un abrazo acogedor.

Pasión y belleza hecha música y ritmo, para sentir como de uno mismo, ese arte que sólo los argentinos saben transmitir. Poseído das unos pasos de baile, invitado por la bailarina, tan mágica, tan sutil; una pluma en tus brazos, dando vueltas a tu alrededor, girando con el mundo que parece permanecer impasible a tu alrededor mientras vuelas y vuelas llevado por su gracia. Te deslizas; se desliza, y en tu mente sigues tarareando…

«Caminito que todas las tardes
feliz recorrías cantando mi amor
no le digas si vuelve a pasar
que mi llanto tu suelo regó.
Caminito cubierto de cardos,
la mano del tiempo tu huella borró;
yo a tu lado quisiera caer
y que el tiempo nos mate a los dos…»

Este barrio está situado al sur de al ciudad, en la zona portuaria. De estilo mediterráneo, es conocido también como la Piccola Italia, pues recibió un fuerte impulso gracias a la inmigración italiana, entre los años 1880 y 1930. Hasta entonces, marineros genoveses eran sus principales habitantes; una sociedad pobre, pero alegre, de la que surgieron muchos artistas del mundo de las letras y la música. Y como reflejo de aquella sociedad; de aquella vida pobre, pero sana y alegre, nos quedó como un legado la calle Caminito.

Calle CaminitoLa calle Caminito es una pequeña calle de apenas 100 metros de longitud, pero que alberga, en tan escaso recorrido, ese sabor tradicional de principios del siglo XX. Una calle inundada por el color variado de sus paredes, en tonos alegres y brillantes; por murales pintados a mano; por la eterna música de Juan de Dios Filiberto, creador del tango «Caminito». Es una calle entrañable; particularmente, el mejor recuerdo de Buenos Aires. Y a la espectacularidad y brillantez de la pequeña calle, se une el tipismo de los pintores que exponen sus obras cada semana, de lunes a domingo, entre las 10,00 y las 18,00 horas. Y es que Caminito es un museo de arte al aire libre.

Nos alejamos de la calle Caminito, pero no del sabor del barrio. Un paseo por las calles Rocha, o Garibaldi, o tantas otras aún nos llevará a rincones típicos; a viejas calles que aún conservan aquel ambiente de años atrás. Precisamente desde se tiene una muy buena vista del puerto, de la Boca y del puente de Avellaneda. En este lugar, llamado la «Plazoleta de los Suspiros«se reunían antiguamente los genoveses para recordar la tierra que habían dejado atrás.

El Museo de Bellas Artes de la Boca, situado en la Avenida Pedro de Mendoza, abre de martes a domingos de 10 a 17,45 h. En él se encuentran las obras de muchos pintores y artistas locales.

Puente de AvellanedaPero el símbolo del barrio es, sin duda, el viejo puente de Avellaneda, construido en 1908. Unía las dos orillas del Riachuelo, conectando la ciudad con la provincia de Buenos Aires, y por él entraba gran parte del comercio de la ciudad, hasta que en el año 1940 fue sustituido por el Nuevo Puente. En éste hay unas escaleras que nos conducen hasta un mirador desde donde admirar todo el barrio de La Boca.

Y cómo no, no podemos marcharnos sin admirar La Bombonera, el mítico estadio donde tantos y tantos argentinos han depositado sus ilusiones y sus sueños. Vivir la pasión de los argentinos por el fútbol desde uno de los asientos del estadio del Boca Juniors es algo que deja impresionado: el fervor que derrochan, las ansias, las ganas por el deporte rey, el desgarro por sus colores.

Y así, entre el fervor de los boqueños, nos despedimos en sus cantinas, la calle Necoechea, también tan típica, el gusto del buen comer argentino, con la mente puesta en ese espectáculo de tango, que aunque tan turístico, resulta imposible de perderse, ya sea en este barrio, o en el próximo de San Telmo.

Y así, lentamente, dejamos atrás el barrio de la Boca, con una inmensa nostalgia, mientras continúas…

Desde que se fue
triste vivo yo,
caminito amigo,
yo también me voy.
Desde que se fue
nunca mas volvió,
seguiré sus pasos,
caminito, adiós»

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Argentina, Viajar por América



Deja tu comentario