Escapada a la Costa del Sol: Benalmádena

Escapada a Benalmadena: que ver

¡Qué difícil se nos hace pensar ahora mismo en hacer una escapada de fin de semana! Acabamos de pasar Halloween, y el puente de octubre, y por delante aún está el de de principios de diciembre y la propia Navidad. Sin embargo, aunque la situación actual, tanto sanitaria como económica, no parece ser la más apropiada, no por ello hemos de dejar de soñar y programar esas vacaciones que ahora más que nunca todos nos merecemos. Por el bien general el sector turístico y por nosotros mismos.

Estamos en tiempos de confinamientos, pero siempre podemos acudir a nuestra propia comunidad, a nuestra propia provincia para al menos aprovechar un par de días, siempre, eso sí, guardando las medidas de seguridad pertinentes: geles hidroalcohólicos siempre encima, y, sobre todo, muy importante, la mascarilla. Hoteles y establecimientos hosteleros de la Costa del Sol están haciendo todo lo posible por adaptarse a las circunstancias, por seguridad.

En fin, no sabemos si podrá ser a principios de diciembre, si será en navidad, o si será en febrero. Da igual, yo os propongo un destino, local, para haceros una escapada: Benalmadena, en plena Costa del Sol, porque para mi gusto, su pueblo, el que está al interior, es uno de los más bonitos pueblos blancos de la provincia, y segundo, porque en la línea costera, Benalmadena Costa ofrece playas ese fresco mediterráneo tan malagueño.

Benalmadena Pueblo

Repito que el Pueblo, el de la sierra, blanca por sus casas encaladas, es uno de los pueblos al que más suelo ir en mi Málaga natal.

Allí, en mis años «mozos», solía ir con mi primer coche, cuando necesitaba perderme y apartarme del estrés diario, para darme un paseo por sus calles de casas blancas. Allí, en la plaza de la Iglesia de Santo Domingo, me sentaba en uno de los bancos a leer con uno de mis libros.

Iglesia de Santo Domingo en Benalmadena
Iglesia de Santo Domingo

A fin de cuentas, el turismo se quedaba abajo, en la costa, a pie de playas, y por momentos, parecía que el pueblo, en la Sierra, era solo mío.

Benalmadena Pueblo se eleva sobre el mar con la Sierra de Mijas a su espalda y el Mar Mediterráneo como testigo privilegiado. A sus lados, Arroyo de la Miel, el pueblo lindante, y un poco más las primeras estribaciones de Fuengirola, ese municipio que junto con Torremolinos eran el boom de los años 70 en España. Desde aquí arriba, incluso, casi casi, se ve el Parque de Atracciones del Tivoli.

Cansado ya de leer, después siempre me daba un paseo por la calle Real, empedrada, recordando sus aires arabescos, con clásicas casitas andaluzas de fachadas blancas y enrejados con flores. Pequeñas placitas saliendo al encuentro, y como no, algunas terrazas donde degustar una cerveza bien fresquita para soportar el calor. Porque si algo hace en verano, aquí, es calor y, como se suele decir, un sol para derretir las piedras. Eso sí, el invierno, por contra, es bastante fresco, con los vientos que bajan de la sierra y el olor a mar que llega del Mar.

Por las calles de Benalmadena
Por las calles de Benalmadena

Deesde la calle Real se llega a la plaza de la Iglesia de Santo Domingo que antes os hablaba, en la que predomina, claro está, la iglesia principal del pueblo que data, ni más ni menos, que del siglo XVII.

Esta plaza también de estilo arabesco, como no, destaca por el magnífico mirador que cae practicamente sobre el mar. Además, cuenta con unos jardines que diseñó el mismísimo César Manrique, los jardines del Muro.

Benalmadena Costa

No soy mucho de playas, y sinceramente, para playas son mejores las de la Costa del Sol oriental, pero lo que sí que no se puede negar que tiene Benalmadena Costa es diversión.

Ahora es más complicado hablar de sitios para divertirse. Recordad, no hay que saltarse las normas, ni horarios, ni toques de queda, y guardar las distancias, pero en circunstancias normales, toda la línea de costa de Benalmadena está plagada de hoteles, restaurantes, bares, y locales de música.

Muy cerquita, además, está a un lado el Casino de Torrequebrada, y al otro Playa Marina, una zona de bares, pubs y discotecas.

Otros lugares que ver cerca de Benalmádena

Hay dos castillos muy peculiares en las cercanías de Benalmadena: por un lado el Castillo de Bil Bil, en estilo nazarí, que, sin embargo, fue construido en pleno siglo XX, y el Castillo de Colomares, una extraña construcción que es del año 1994, levantado para conmemorar el Descubrimiento de América.

Podéis cerrar esta escapada en la Costa del Sol visitando otros municipios cercanos: recordad que Benalmadena está a poco más de 20 kms. de Málaga capital, y a poca distancia de Fuengirola (a ambas podéis llegar en minutos con el tren de cercanías), pero si alguna visita os he de recomendar, entonces apuntáos una: Mijas.

¡No la olvidaréis!

Otros municipios de Málaga que os recomiendo

“En colaboración con Hoteles.com; sin embargo, todas las opiniones y fotografías que aquí se recogen son del propio autor.”

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Málaga, Pueblos con encanto



Deja tu comentario