El excéntrico castillo Hammond

Castillo Medieval en Estados Unidos

John Hay Hammond no fue solamente uno de los inventores más destacados en Estados Unidos. Además de crear aproximadamente 800 inventos y 400 patentes, los que le dieron el sobrenombre de “el padre del control remoto”, Hammond fue una persona excéntrica con dinero suficiente para dar rienda suelta a sus locuras.

Entre 1926 y 1929, Hammond construyó un precioso castillo de estilo medieval como regalo para su mujer, Irene, en Gloucester, Massachusetts. De esta forma, el inventor quería demostrar a su amada lo mucho que la quería, pero además, tendría un lugar ideal para poder meter su enorme colección de objetos romanos, medievales, renacentistas y un sinfín de elementos y artefactos de todas las épocas conocidas. Cabe destacar que además de todo eso este lugar se convirtió en su propio laboratorio de pruebas. Los inventos inundaban las estancias a medida que el excéntrico inventor creaba y creaba.

Hasta aquí la historia no resulta muy insólita, un hombre rico que construye un palacio para su amada. No obstante, cuando visitamos el castillo (actual museo de Hammond) es cuando somos conscientes de la locura que rezumaba este hombre. Podemos encontrar un comedor renacentista, una extraña biblioteca redonda, pasadizos ocultos por todo el palacio y una piscina cubierta con un control del clima el cual era capaz de recrear la sensación de nadar bajo la lluvia.

Excentrico castillo Hammond

Pero las rarezas arquitectónicas no terminan ahí, también encontramos un puente levadizo o la tumba de un niño de la época romana. Incluso hizo traer piedra por piedra la fachada de una carnicería y la de la casa de un comerciante de vinos, ambas para colocarlas junto a la piscina.

Si el lugar ya parece raro, quizá las historias que se cuentan sobre las prácticas que él y su esposa realizaban allí lo son más. Y es que, según cuentan, esta pareja tenía la costumbre de organizar una procesión fúnebre cuando alguno de sus gatos fallecía. Introducían al gato en formol, lo transportaban en un vehículo funerario y posteriormente lo enterraban en una zona ajardinada del castillo.

También existen otra serie de leyendas que vinculan a la pareja con las ciencias ocultas y el mundo de los espíritus. Los guías de la casa nos enseñarán una zona en la que el suelo está completamente blanqueado. Se supone que allí Hammond usaba una máquina que creaba un campo eléctrico capaz de atrapar a los espíritus.

Sin duda alguna un excelente lugar para dejarnos llevar y disfrutar del mundo de una forma más surrealista.

Foto 1 vía: Eric Killby

Foto 2 vía: Lehcar 1477

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Estados Unidos, Lugares increibles, Viajar por América



Deja tu comentario