Historia de la Catedral de San Basilio en Moscú

Catedral de San Basilio

Hoy nos vamos a Rusia, un lugar en el que la arquitectura también muestra historias de otras épocas. Y que mejor elemento para analizar  que la famosa catedral de San Basilio en Moscú, tan elegante, colorida y llamativa. Sin duda alguna uno de los símbolos de la ciudad, y de toda Rusia. Este lugar también cuenta con grandes historias plasmadas en su fachada. Leyendas que todo aquel que la visita debería saber para poder disfrutar aun más de su belleza.

Hay que destacar que este edificio fue construido para conmemorar la victoria sobre el Kanato de Kazán de Iván el Terrible, sobrenombre que recibió el Zar Iván IV.

En 1522 la ciudad de Kazán fue invadida por el ejército ruso, y a pesar de que sus habitantes tártaros lucharon hasta el fin empleando todo su arrojo y valentía, nada pudieron hacer para vencer al ejército de Iván el Terrible pues sus armas eran mucho más rudimentarias.

Estos tártaros tenían la costumbre de emplear unos turbantes bastante coloridos que serían precisamente los que años después inspirarían la fachada de la catedral. No obstante, sus portadores no recibieron el mismo trato que sus atuendos,  fueron aniquilados y torturados bajo el mandato de este sangriento Zar.

Años más tarde, 1555, y coincidiendo con el aniversario de la victoria sobre Kazán, Ivan el Terrible quiso construir  el monumento religioso más hermosa del mundo. Un lugar que pudiera competir en belleza con las iglesias occidentales. Así fue como nació la idea de crear la Catedral de San Basilio.

Los encargados de realizar este edificio mítico fueron Barma y Postnik. Un monumento que terminó de construirse aproximadamente en 1561 y que cumplió con todas las expectativas del Zar.

Cuenta la leyenda que una vez terminado el lugar, el orgulloso Zar preguntó a sus creadores si serían capaces de volver a crear algo tan magnifico. Ante la pregunta, el ego de los artistas les jugó una mala pasada, ya que sorprendieron al Zar  con una rotunda afirmación.  Tras la respuesta, este  mandó dejarlos ciegos, de esa forma jamás podrían intentar igualar la belleza de la catedral.

Es así como se creo uno de los símbolos más llamativos de Rusia. Un lugar que ha sido retratado por numerosos artistas y ha encandilado a diferentes personalidades como al mismísimo Napoleón  Bonaparte, que al ver que no podía llevarse la obra arquitectónica intentó destruirla por completo, sin llegar a conseguirlo.

Foto vía: ensinanzaere

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , ,

Categorias: Lugares con Historia, Rusia, Viajar por Europa



Deja tu comentario