El puente de la teta de Venecia

Puente de la teta

Venecia, la ciudad de los canales, un lugar lleno de magia y miles de historias. Si existen elementos característicos, son precisamente los puentes que unen los canales de la ciudad de la laguna. Puentes que pueden contarse por cientos, para ser más exactos unos 354 (o 455 si se incluye las islas de Murano y Burano), y que otorgan un encanto especial a esta preciosa ciudad del mundo.

Uno puede encontrar puentes de todas las clases en su visita por Venecia. Puentes antiguos, nuevos, simples, recargados, en buenas y malas condiciones. A pesar de que todos cumplen la misma función, lo cierto es que cada uno de ellos guarda una historia particular, bien sea por su creación o por acontecimientos que tuvieron lugar en su superficie. El ponte delle Tette (puente de la teta) es uno de esos puentes con historia.

Nos situamos en la Venecia del siglo XVI. Hay que destacar que la prostitución en esta ciudad tenía una fuerte presencia. Censos de la época hablan de unas 2.900 mujeres nobles, 2.500 monjas, 2.000 mujeres comerciantes y aproximadamente 11.600 prostitutas. Sin duda alguna datos que muestran la gran cantidad de cortesanas que habitaban la ciudad, eso sí bastante controladas por el gobierno de la Serenisima que ya en el siglo XV había prohibido que estas mujeres tuvieran un comportamiento libidinoso en la calle, entre muchas otras normas impuestas al colectivo. No podían exhibirse para atraer clientela ni vestirse de manera provocativa delante del pueblo.

Lo cierto es que parece ser que a partir del XVI todo cambió. Según cuentan las historias de la ciudad durante esta época era frecuente que los pescadores venecianos pasaran 4 y 5 meses en el mar. Parece ser que estos largos retiros encerrados en un barco ocasionaban que muchos de esos pescadores comenzaran a experimentar con relaciones homosexuales. Esta práctica escandalizaba al gobierno de la época, y es que en el siglo XVI no se caracterizaban por ser muy liberales.

Ante tantas personas juzgadas por prácticas homosexuales, las cuales eran penadas con la horca y posteriormente quemadas, el gobierno de la Serenísima decidió intentar coger las riendas de la situación. Sacó una nueva ley que permitía (e incentivaba) a las prostitutas del barrio Carampane a exhibir sus pechos encima de un puente que posteriormente fue reconocido como ponte delle tette. Con esta actitud querían que los hombres tuvieran más deseos sexuales hacia el cuerpo femenino y de esa forma limpiar lo que para ellos era una inmoralidad que iba totalmente contra natura.

El puente de la teta se puede visitar aún en uno de los barrios más antiguos de la ciudad, el barrio de Carampane, lugar que precisamente ha estado relacionado en toda su historia con el mundo de la prostitución veneciana.

Foto vía: teatrulmasca

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Italia, Lugares con Historia, Viajar por Europa



Deja tu comentario