Un día en Damasco

damasco

En oriente Medio y a orillas del Mediterráneo está Siria, un país que tiene frontera con Turquía, con el Líbano, Jordania, Israel e Iraq. Es una nación árabe donde viven un promedio de 20 millones de personas y cuya capital es la hermosa y antigua ciudad de Damasco.

De hecho es tan antigua que a Damasco se la considera la ciudad continuamente habitada mas antigua del mundo entero. Aquí descansa Saladino, el de las Cruzadas, por ejemplo, y es una ciudad con tanta historia que es imposible no maravillarse mientras caminas por sus calles. Damasco es dos al mismo tiempo, una parte nueva y moderna y una parte antigua que recorre los 6.000 años de existencia.

Por supuesto, esta segunda parte es Patrimonio Mundial. La rodean, en el norte, el este y algo del sur, una antigua muralla romana, tiene ocho puertas y 125 edificios y monumentos romanos, bizantinos e islámicos. Hemos hablado antes del Convento de Seidnaya pero hoy le toca el turno al Palacio Azm y al Monte Qasioun.

El primero es un palacio que originalmente fue construido a mediados del siglo XVIII para ser la residencia del gobernador otomano en la ciudad. El edificio, con muchas ventanas y una fachada en piedras amarillas, es una estructura bien tradicional con dos alas, un salamlik y un harem. El harem es el ala familiar, privada, con los baños, la cocina y los dormitorios.

El otro ala, salamlik, es el espacio público de la residencia con patios con fuentes, salones y cuartos para recibir invitados. Hay mármol, caliza y basalto en su construcción y en los cielorrasos han paneles de madera decorados con escenas naturales. En 1925 la artillería francesa dañó el palacio pero por suerte después fue restaurado y hoy funciona como un museo, el Museo de Artes y Tradiciones Populares.

Por último, está el Monte Qasioun, una montaña que mide 1.151 metros y a cuyos pies descansa Damasco. Por eso mismo debes subir hasta la cima y gozar de la maravillosa vista que se tiene desde aquí arriba. Hay algunos restaurantes así que puedes aprovechar y almorzar o cenar con Damasco a tus pies.

Un destino exótico pero, ya ves, con una historia y un encanto fascinante.

Foto: vía The Baltimore Sun

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Siria



Deja tu comentario