Los Atlantes de Tula, toltecas en México

atlantes-de-tula

Si te gusta la historia de América anterior a la llegada de los españoles o la arqueología seguro has visto estas imágenes. Se trata de loas estatuas de los Atlantes de Tula, misteriosas esculturas que han dado lugar a muchas especulaciones de esas que hacen volar nuestra imaginación con visitas de otros mundos.

Estas estatuas pertenecen a la cultura tolteca, una cultura mesoamericana que se desarrolló en México, por el estado actual de Zacatecas, y que dominó casi todo el centro del actual país entre el siglo X y el XII. La relación entre los toltecas y los mayas todavía es misteriosa y está sujeta a muchas ideas pero ninguna ha podido ser comprobada.

Los toltecas sabían construir y como muestra valen las ruinas suyas que han sobrevivido al paso de los siglos. La capital del estado era Tula y hoy en día es una de las zonas arqueológicas mas interesantes para visitar. Se dice que en su momento de mayor apogeo vivían aquí miles de personas y de esta época parece que datan las construcciones que vemos hoy en día: campos de juego de pelota, dos grandes plataformas piramidales y algunos palacios.

Pero todo estado tiene su propio final y lo mismo sucede con las ciudades así que en cierto momento, por problemas internos y externos, el poder tolteca declinó y la ciudad empezó a desarmarse perdiendo la gloria pasada.

Las exploraciones arqueológicas que permitieron sacar a la luz la historia y los viejos edificios comenzaron en el siglo XIX pero se profundizaron en los años ’40 del siglo XX. La parte de la zona arqueológica que está abierta al público es Tula Grande, el sitio donde están las plataformas piramidales, el Palacio Quemado y los famosos Atlantes que están sobre la cima de la Pirámide B.

Los Atlantes de Tula son cuatro estatuas que representan guerreros toltecas con dardos, cuchillo de pedernal y pectoral de mariposa. Los escritores amantes de las visitas de extraterrestres en el pasado siempre han dicho que los atlantes parecen astronautas. ¿A ti qué te parece? Como sea, es uno de esos lugares que no te puedes perder en México. Estar de pie y tocar algo que tiene siglos de historia y que encima es de lo mas misterioso… no tiene precio.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: México



Deja tu comentario