Gjirokastër, legado otomano en Albania

gjirokaster

Si tradujéramos los nombres de muchos países, seguramente nos sorprendería saber cuán románticos o mágicos suenan algunos. Uno de ellos es Albania, la Tierra de las Águilas.  Este pequeño país de Europa del Este tiene fronteras con Grecia, con Kosovo, con Montenegro y con el Adriático y el Jónico y es una tierra de gran belleza e historia.

Su ciudad capital es Tirana pero no es la única ciudad para visitar. Hay otra, al sur del país, muy antigua, llamada Gjirokastër. Es Patrimonio Mundial, ¿y sabes por qué? Porque su parte mas antigua es un excelente ejemplo de viejo pueblo otomano. Vale la pena hacerle una visita.

Gjirokastër está situada en el valle que forma el río Drino y las montañas Gjerë y durante muchos siglos estuvo bajo el control del Imperio otomano. Cayó en manos de los griegos durante la Primera Guerra de los Balcanes en 1912 y después pasó a integrar el territorio albanés definitivamente. La ciudad de los mil escalones es sin dudas una ciudad mágica.

También se la conoce como la ciudad de piedra porque su centro es un tramado de calles adoquinadas que suben y bajan y dan vueltas, llevándote atrás en el tiempo, a la época de la ocupación del gran imperio turco. Hay un castillo dentro del y en torno al cual fueron construyéndose las casas así que es una ciudadela con murallas y viviendas de hasta cinco pisos de altura con escaleras internas y externas. Una maravilla.

Las casas mas antiguas tienen techos de piedra y allí arriba está el castillo dominando todo el paisaje y el río. Hoy guarda un museo militar y ciertos recuerdos de la época comunista pero lo que no puedes perderte es el bazar. Data del siglo XVII aunque fue reconstruido en el XIX, también están la mezquita de 1757 y todas las casas antiguas que se han convertido en monumentos culturales.

Gjirokastër está a solo 142 km de Tirana.

Foto vía: Trek Earth

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Albania, Viajar por Europa



Deja tu comentario