Roskilde, ciudad patrimonio en Dinamarca

Catedral de Roskilde

Roskilde es una antiquísima ciudad de Dinamarca, y actualmente constituye una de sus principales visitas. Cada año, cientos de miles de viajeros se acercan para admirar su belleza, su arquitectura y la magnificencia de sus monumentos. Desde 1995, la ciudad y su entorno son parte del Patrimonio Mundial según los criterios de la Unesco.

Uno de sus edificios más importantes es la catedral, que es heredera de la importancia religiosa que tuvo la ciudad antes del período luterano, cuando fue la sede más importante de la diócesis de Roskilde. Su estilo gótico inconfundible la sitúa muy claramente en la Edad Media. Se calcula que fue construida entre los siglos XII y XIII.

El ladrillo rojo con el que fue edificada la convierte en un coloso de gran colorido, y fue pionera en este estilo que más tarde se desarrollaría con entusiasmo en el norte de Europa.

En esta catedral, desde el año 1413, los miembros de la realeza local fueron enterrados allí. Esta tradición se mantuvo durante varios períodos, e incluso sobrevivió a los cambios de reinado y a las ampliaciones y reducciones del territorio: hay allí tanto reyes de Dinamarca, como de Noruega y de Suecia.

Otro sitio imperdible de la ciudad es el Museo de los Barcos Vikingos. Esta típica figura de la historia nórdica es reflejada en un total de cinco barcos que naufragaron durante el siglo XI. En 1957, todos ellos fueron recuperados y restaurados de manera paciente y detallista, pese a que la madera situada bajo el agua durante centurias fue muy difícil de reconstruir.

Si te gustan las fiestas, entonces hay unas fechas en particular que serán perfectas para que visites esta antigua ciudad. Cada año, desde 1971, un evento ilumina las calles. Se trata del Festival de Roskilde, un festival musical que se extiende entre los últimos días de junio y los primeros de julio, en un total de tres días de la más variada música en vivo.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Dinamarca, Patrimonio de la Humanidad



Deja tu comentario