Hotel Kalev Spa, maravilla de Estonia

Kalev Spa

La Unión Soviética fue una federación donde estaban unidos varios estados socialistas, ubicada en el medio de Eurasia. Fue una gran potencia, que tuvo su punto máximo en los años 70 y 80, después del gobierno de Stalin quien empezó a darle poder a la extensa nación. Los soviéticos, como lideres de la Europa del Este siempre competían con Estados Unidos para probarse entre sí cual era el mejor país de la época. Pero todo lo que sube tiene que caer, en especial si vuela muy alto, y en el año 1991 se disolvió en 30 países independientes, dispersos en Europa y Asia. Uno de estos es Estonia.

Estonia es una pequeña nación entre Lituania y Rusia, de capital Tallin; la ciudad puede ser muy chica, pero a la vez es muy cómoda y amigable, además de tener grandes encantos. Si desea alojarse allí a ojos cerrados y hacerlo en uno de esos agradables hoteles con spa que tan en boga están hoy día, sin ninguna duda, lo debe hacer en el Kalev Spa. Construido en el 2005, es el mejor lugar para escapar de la vida moderna, está ubicado en un extremo de la Ciudad Vieja en Tallin. Está cerca a todo, a cinco kilómetros del Aeropuerto, a cuatro menos de la estación de tren, y a tan sólo 400 metros del Viru Keskus, principal centro comercial.

Presentan cien habitaciones muy modernas y con todas las comodidades. Cuentan con TV con servicio de satélite, minibar y caja fuerte. Los baños son totalmente privados con bañera y jacuzzi. Tienen varios tipos de cuartos, las que poseen balcón tienen un recargo adicional de 10 euros, con cama supletoria, de 26 euros, y la caja fuerte tiene un egreso de 1.3 euros diarios.

Entre los servicios que presenta el hotel están la del bar con diversos licores, además de peluquería, atención personalizada a discapacitados, el área de reuniones, el restaurante Parque Acuático, también puede relajarse en la sauna, navegar en internet, y realizar eventos en su salón de conferencias.

Como valor agregado, puede entrar todas las veces que quiera al Parque Acuático, que tiene una piscina de 50 metros que varía entre agua fría a sauna, cuentan con toboganes de agua, trampolines y jacuzzis. Además, para los niños hay piscinas especiales. Para finalizar, cuenta con un bar y cafetería.

Los precios son variados, para una persona puede costarle unos 70 dólares, para pareja, el económico sale a 72 dólares, y el spa está a 90. La Suite Kalev, la más lujosa, llega a un valor de 150 dólares.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Estonia, Viajar por Europa



Deja tu comentario