La Fortaleza de Kuelap, en Peru

Chachapoyas

En el nororiente peruano, encontramos una opción más para visitar un lugar lleno de historia, misterio y naturaleza: la Fortaleza de Kuélap, un conjunto de restos arqueológicos ubicados en el departamento de Amazonas, ceja de selva, que, la historia ha demostrado utilizaban como almacenes, accesos de control, terrazas de cultivo y plazas públicas.

Estos restos se encuentran construidos estratégicamente sobre terrenos rocosos y cercados por un muro de piedra caliza que, en algunas zonas, llega a medir hasta 20 metros de alto; este gran cerco cuenta con 3 entradas que permiten el ingreso de una sola persona por ellas; a su vez, estas entradas tiene la particularidad de ser anchas por fuera , pero al llegar al ingreso, son bastante estrechas con el fin de prevenir ataques e invasiones, pues recordemos que los habitantes de la cultura chachapoyas fueron un pueblo guerrero que enfrentó batallas con los incas, pero que terminaron rindiéndose ante ellos, por lo que estos últimos ocuparon el recinto hasta la llegada de los españoles.

La historia cuenta que los chachapoyas fueron, en un tiempo, aliados de los españoles para lograr derrotar a los incas, sin embargo, su alianza no perduró y los españoles ingresaron a la fortaleza a buscar las riquezas que pensaban encontrar, pero terminaron incendiando, destruyendo y finalmente haciendo desaparecer esta cultura.

En su interior, se pueden observar más de 400 construcciones imponentes cada una con diferentes funciones: desde centros ceremoniales, construcciones de sistemas de drenajes, hasta edificios que sirvieron de vivienda y que todo parece indicar que fueron habitados por la cultura chachapoyas por más de 800 años.

La mejor opción para llegar hasta la Fortaleza de Chachapoyas la ofrece la empresa InkaNatura Travel oferta un tour completo desde Chiclayo (El señor de Sipán) hasta Chachapoyas, luego el camino es por carretera hasta Kuélap donde observaremos hermosos e impresionantes paisajes naturales.

La mejor época del año para visitar este mítico centro arqueológico es entre mayo y septiembre, sin embargo, proporciona todo el año un clima bastante caluroso propio de la selva peruana.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Perú, Viajar por América



Deja tu comentario