Senegal y San Luis, la Venecia africana

San Luis es la antigua capital colonial del país y Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000. De su etapa como antigua colonia francesa han quedado casas coloniales, pero en medio de unas cuantas calles mal asfaltadas. Los franceses le pusieron ese nombre en honor al rey Luis XIV. A pesar de lo menos glamuroso, San Luis es una ciudad llena de color y encanto.

Puente Faidherbe

Es la ciudad más al norte de Senegal y como es la más cercana a Canarias desde aquí salen muchas barcas, (cayucos), en busca de un sueño, un sueño tan simple como el poder vivir con dignidad.

San Luis se fundó sobre una isla en la desembocadura del río Senegal, pero está unida al continente a través de un puente metálico que diseñó Gustave Eiffel, el de la torre. Cuentan que este puente en principio era para cruzar el Danubio en Viena o Budapest, pero que por algún misterio sin resolver apareció en Senegal. Unos dicen que se equivocaron a la hora de embarcarlo y otros que es una obra de la escuela Eiffel para el Danubio, pero que al final decidieron reconvertirlo para usarlo en San Luis. Este puente se llama Faidherbe y siempre está lleno de gente que lo cruza en ambas direcciones.

Una de las casas coloniales más bonitas es la Maison des Signares y mientras vayas paseando te encontraras otras construcciones de la época colonial como la Casa del Gobernador o el Lazareto. También destaca la Catedral y el principal edificio de la ciudad: La Gran Mezquita.

En el lado del puente que está sobre la península, es decir no en la isla de San Luis, se encuentra la mayoría de la población pesquera. En este barrio visita el Cementerio Musulmán de los Pescadores, con tumbas adornadas con redes. En este lado del puente también hay un mercado que no debes perderte y el Faro. Los niños os perseguirán para hacerse fotos con vosotros, pero no posarán si no les dais una propina.

Muy cerca de San Luis a unos 20 kilómetros, está el Parque Nacional de la Lengua de Barbarie, una isla tranquila a la que podrás llegar en bote y donde te recomiendo te quedes a pasar por lo menos una noche. Seguro que te montarás alguna fiesta con la ayuda de la gente que vive allí y terminarás bailado y tocando los tambores.

Pelicanos en el Parque Djoudj

A tan sólo 60 kilómetros al norte de San Luis, no te puedes perder el Parque Djoudj, la tercera reserva de aves más importante del mundo. Está situado en la frontera con Mauritania y es el primer lugar donde las aves encuentran agua después de atravesar el Sahara. Aquí hay millones de pájaros acuáticos y si lo visitas en invierno todavía más porque, durante esta estación, las aves se quedan hasta que llega mejor tiempo. También hay cocodrilos, serpientes y por el camino seguro que se cruza alguna gacela e incluso algún mono. Se paga entrada, no mucho y luego apúntate en uno de los tour en barca, no es caro y es lo recomendable porque si no, no verás nada. Para llegar contrata un taxi en San Luis y antes de subir pacta el precio de ida y vuelta.

Te aconsejo que tanto si visitas este parque de aves como si no, lleves repelente y lo uses, sobretodo cuando se acerque la noche. Si no lo haces los mosquitos se van a cebar contigo.

Pese a que San Luis, te pueda parecer una ciudad algo desastrosa, te cautivará desde el primer momento que la pises y sabrás porque aquí, eso de vivir nuevas sensaciones es muy fácil.

Foto puente: esi2020

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Senegal, Viajar por Africa



Deja tu comentario