Koh Samui, Thailandia

Koh Samui es una pequeñísima isla, tan pequeña que ni siquiera aparece en los mapas y de la cual sólo puedes oír hablar si preguntas directamente sobre ella a los habitantes de Thailandia.

Junto a Koh Samui se encuentran otras dos pequeñas islas, tampoco nada conocidas, que son Koh Phangan y Koh Tao.

A Koh Samui, actualmente, se puede llegar en avión (no tiene muchos años el aeropuerto) pero si preferimos hacerlo por barco el agua que nos encontraremos será de color turquesa verdoso y, si tenemos suerte, podremos incluso ver delfines de color rosado. Al acercarnos a la isla podremos diferenciar un gran bosque de cocoteros en el puerto de Koh Samui.

Koh Samui

Existen varias playas a lo largo de toda la isla de Koh Samui. También podemos relajarnos pescando (o intentándolo) en algunas de las playas (los habitantes nos indicarán cuál es la mejor).

Entre los monumentos o espectáculos que debemos ver si tenemos la oportunidad de ir a Koh Samui están:

– El Gran Buda de 12 metros de altura. También cuenta con varios templos budistas, uno de ellos, Wat Khonaram, donde se encuentra el cuerpo momificado de Loung Pordaeng, un monje que murió en posición de meditación.

Koh Samui

– Las rocas «abuela» y «abuelo» que se encuentran al sur de la playa Lamai y que tienen cierta similitud con los órganos sexuales del hombre y la mujer.

– La jungla montañosa, con las cascadas de Na Huang y las fascinantes vistas del archipiélago Ang Thong.

– Las numerosas atracciones animales como un teatro de monos, una granja de serpientes, un acuario,…

– La maravilla de la Vía Láctea que se ve como un gran río de leche brillante que divide en dos partes el cielo, haciendo que uno se sienta una pulga en medio del enorme Universo, y para los aficionados a la astronomía sería su lugar ideal.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Playas, Thailandia, Viajar por Asia



Deja tu comentario