La Basilica de Santa Cecilia en Albi

Basilica de Santa Cecilia en Albi

Albi es una ciudad que se encuentra en Francia, en el departamento del Tarn (es capital), en la región de Mediodía- Pirineos. Las arcillas del rio Tarn sirvieron para elaborar los ladrillos rojos de los que son característicos sus edificios, como en casas, puentes su catedral (basílica),…

La basílica (catedral) de Santa Cecilia, también construida con estos característicos ladrillos rojos, fue construida durante 2 siglos, por lo que el contraste entre su arquitectura y su decoración interior es muy llamativa. Al respecto, la catedral de Santa Cecilia se clasificaría dentro del gótico meridional.

También la catedral es la mayor pintada en Europa, gracias sobretodo a las pinturas renacentistas de la bóveda.

Con respecto a las pinturas, están llenas de colores y fueron realizadas por varios pintores del Renacimiento italiano entre 1509 y 1513. En una de esas pinturas, “El fresco del Juicio Final” se pone de manifiesto una escena entre el Cielo, la Tierra y el Infierno, sin embargo parte del mismo se perdió al hacer un acceso a la capilla que hay situada bajo el campanario.

Otro de los lugares con el que podemos recrearnos es la Sala del Tesoro, una cámara de seguridad del siglo XIII donde se encuentran objetos de arte sagrado y objetos de culto.

La Catedral de Santa Cecilia es accesible para todo el mundo (incluso para minusválidos, que pueden acceder por otra calle anexa a la catedral).

Desde el 1 de junio y hasta el 30 de septiembre, la catedral está abierta de 9 a 18.30 todos los días, mientras que del 1 de octubre al 31 de mayo lo está de 9 a 12 y de 14 a 18.30 horas.

Con respecto a la entrada, la entrada al coro para mayores de 12 años es de 1€ mientras que si queremos entrar en la Sala del Tesoro la entrada al mismo será, para mayores de 25 años, de 3 € (de 12 a 25 años será de 2 €).

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Francia, Viajar por Europa



Comentarios (1)

  1. Ana Victoria dice:

    Acabo de regresar de Francia y tuve el enorme gusto de conocer ésta basílica, que me pareció sinceramente impresionante, el encontrar paracticamente una iglesia dentro de otra fué espectacular, sus pinturas, suncoro y las escenas del juicio final son para reflexionar.

Deja tu comentario