Navidad en Buenos Aires: tango, mate y pan dulce

Sin nieve ni villancicos, la Navidad en Buenos Aires, capital de la República Argentina, no deja de ser un espectáculo. Es sin duda la ocasión perfecta para reunirse con los seres queridos, pero los argentinos no se limitan a festejar sólo el 24 y 25 de diciembre. Durante todo el mes los restaurantes están repletos de personas y emociones, igual que los centros comerciales y las propias calles de la ciudad.

Buenos Aires Galerias Pacifico

Ya desde finales de noviembre, en Buenos Aires comienza a fluir el espíritu navideño de los porteños, desplegando todos los preparativos para transformar la ciudad, vistiéndola de verde, rojo, blanco y dorado. Desde hace ya algunos años, en las plazas se instalan grandes árboles de navidad que durante la noche se iluminan, al igual que las avenidas más importantes como Corrientes, Santa Fe, Callao, y, por supuesto, la famosa 9 de Julio, brillando al ritmo de las luces de los automóviles. Algunos barrios escogen decorar sus propias calles y colocan luces y adornos en los pequeños árboles de la cuadra, así como también en los balcones, los ventanales, las entradas de los edificios y los patios delanteros de las casas.

Mientras que en las iglesias es común ver los pesebres vivientes, los centros comerciales más importantes de la ciudad, como las Galerías Pacífico, Abasto Shopping Center y Palermo Shopping, son los que se lucen en la exuberante decoración de moños, cintas, árboles y bolas de distintos colores, por fuera, y por dentro se ven soldaditos, duendes, aviones, un carrusel de Papá Noel junto a sus remos y una impactante fábrica de juguetes. Allí es donde también los niños pueden conocer a Papá Noel, tomarse una foto con él o entregarle en mano la carta con el pedido de los regalos.

Buenos Aires Shopping 

Durante todos los fines de semana de diciembre se realizan reuniones entre amigos en restaurantes, bares o incluso casas particulares. Pero como en el resto del mundo, la tradición es reunirse con la familia la noche del 24 para una cena fresca, puesto que es verano, y contemplar el árbol de navidad rodeado de regalos. Debido a la influencia de los inmigrantes, quedan muchas tradiciones europeas en la canasta de Nochebuena, como las frutas secas, los turrones y el típico pan dulce que se sirven luego de que den las 12, se abran los regalos y comiencen los espectáculos de fuegos artificiales. Una costumbre curiosa se da entre las mujeres, quienes suelen regalarse ropa interior de color rosa para estrenar el 31 por la noche, lo cual se dice que es de buena suerte.

Buenos Aires plaza 

Los hoteles porteños también suelen presentar menúes originales y exclusivos para celebrar tanto Navidad como Año Nuevo, con shows en vivo, música y baile. Pero en la madrugada del 25, la fiesta se multiplica: la gente se reune en boliches bailables, plazas, bares, etc. Los vecinos de algunos barrios suelen cerrar una de las calles, colocar una mesa enorme en medio y festejar con todos juntos, aunque esta costumbre es más común verla el 31 de diciembre y con un típico asado argentino como cena. 

Buenos Aires se torna inolvidable durante esta época del año, pero lo que más reluce no es la ciudad en sí, llena de clores y luces parpadeantes, sino el sentimiento de unión y cariño que emana esta época, fusionado en el tango, el mate y el pan dulce.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Argentina, Curiosidades, Navidad en el Mundo, Viajar por América



Deja tu comentario